thumbnail_f1840764-

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

La Belleza

_1100727-003 Museo Picasso Paris 2019

“Emociones estéticas, el impacto emocional de la belleza.

“Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor suave,
olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe”

Soneto 126 de Lope de Vega

 

La noche estrellada sobre el Ródano

Observar La noche estrellada de Van Gogh, despertar para ver un amanecer, deleitarse con La insoportable levedad del ser de Milan Kundera o cerrar los ojos para escuchar Claro de luna de Debussy son experiencias inexplicables que despiertan un huracán de emociones. La belleza que desprenden el arte y algunos fenómenos de nuestro día a día es tan inmensa que resulta imposible no rendirse a ella en algún momento. 

 

 

Este sentir, esta vivencia tan profunda que se apodera de nosotros cuando observamos una obra de arte, un paisaje o una cara atractiva, tiene como responsable a las emociones. De hecho, si lo pensamos bien, uno de los objetivos más importante del arte es suscitar emociones, comunicarlas, compartirlas o despertarlas en el observador. De ahí, tan profunda conexión. Ahora bien, no son unas emociones cualquiera, hablamos de las emociones estéticas.

“La belleza artística no consiste en representar una cosa bella, sino en la bella representación de una cosa”.-Immanuel Kant

 Las emociones estéticas son la respuesta emocional ante la belleza,ante cualquier tipo de belleza, según Rafael Bisquerra, catedrático de la Universidad de Barcelona. En este contexto, la belleza puede ser entendida como una obra de arte, un paisaje o una persona determinada. Todo vale si es capaz de producir un impacto emocional.

“La belleza perece en la vida, pero es inmortal en el arte”.-Leonardo Da Vinci-

A pesar de que este tipo de emociones se dan cuando reaccionamos ante ciertas manifestaciones artísticas, son un fenómeno que trasciende las obras de arte, es decir, van más allá. Es la experiencia emocional ante la belleza, aquello que nace de la sensibilidad, fruto de la conexión con lo que se está observando o en algunos casos, sintiendo y que produce una sensación muy placentera, casi indescriptible.

Ahora bien, las emociones estéticas no abarcan solo la vertiente del placer, lo agradable y lo positivo; las sensaciones desagradables y negativas también las conforman. Por ejemplo, al observar la pintura de Los fusilamientos del 3 de mayo de Goya podemos sentir rabia, ira o ansiedad, dependiendo del significado que le demos y nuestra historia personal. Así como observar la escultura El amor de Psique de Antonio Canova puede despertarnos nostalgia, amor y ternura. Todo depende de nuestra mirada.

Lo importante es la magia resultante a partir de la conexión con la belleza, la experiencia personal del impacto emocional. De ahí, que el concepto de emociones estéticas sea tan ambiguo, ya que cada uno de nosotros las experimenta a partir de estímulos diferentes. Además, son un fenómeno prácticamente desconocido, que tiene tanto sus defensores como detractores. Algunos de los autores que se han referido a ellas son Dickie (1974), Lazarus (1991), Hjort y Laver (1997) y Levinson (1997).

El misterio de las emociones estéticas, y a la vez la dificultad, se encuentra en comprender cómo y en qué condiciones se pueden originar a través de manifestaciones artísticas, deportivas, científicas, etc. De ahí que el ámbito educativo se considere como uno de los mejores contextos para iniciar el contacto con ellas.

“La belleza no mira, sólo es mirada”. -Albert Einstein-

Las emociones estéticas en la educación. 

Según Rafael Bisquerra, un objetivo de la educación debería ser saborear las emociones estéticas. Dar a conocer a los alumnos este tipo de emociones no solo a nivel teórico, sino práctico a través de la introducción de situaciones que favorezcan experiencias emocionales de carácter estético. Es decir, aprender a emocionarse y disfrutar de ello, como señala Bisquerra.

“Es difícil juzgar la belleza: la belleza es un enigma”-Fiodor Dostoievski-

……..

…….Referencias bibliográficas

Bisquerra Alzina, Rafael (2009). Psicopedagogía de las emociones. Madrid: S

Artículo escrito por Gema Sánchez Cuevas ·  

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Yo soy así y no me importa

_1110020-001La Sainte Chapelle Paris. Abril 2019

                                                                                                                                                                                            ZAZ. Yo soy así y no me importa.

 

UNO DE LOS LIBROS más populares en Japón los últimos años recoge las conversaciones entre un joven insatisfecho y un filósofo que le enseña, entre otras cuestiones, el arte de no agradar a los demás. Es un tema sensible en una cultura tan complaciente como la nipona, pero este compendio de conversaciones ha entrado también en las listas de más vendidos de Estados Unidos, y en España se ha publicado como Atrévete a no gustar (Planeta de Libros).

El maestro es Ichiro Kishimi, especialista en filosofía occidental y traductor de Alfred Adler, uno de los tres gigantes de la psicología junto a Freud y Jung. Y es precisamente el pensamiento de Adler lo que articula el diálogo con el joven Fumitake Koga sobre cómo emanciparse de la opinión ajena sin sentirse por ello un marginado.

El debate socrático que mantienen a lo largo de las más de 260 páginas del libro parte de esta idea central: todos los problemas tienen que ver con las relaciones interpersonales. En palabras del propio Adler, “si uno quiere liberarse de sus problemas, lo único que puede hacer es vivir solo en el universo”. Dado que eso es imposible, al relacionarnos con los demás sufrimos por alguna de estas razones:

— Experimentamos un complejo de inferioridad respecto a quienes han “conseguido más” que nosotros.

— Nos sentimos injustamente tratados por personas a las que amamos o ayudamos y no nos corresponden como esperamos.

— Intentamos desesperadamente complacer a los demás para obtener su aprobación.

Este último punto se ha convertido en una adicción generalizada. Podemos verlo claramente en las redes sociales, donde colgamos posts buscando la aprobación de los demás en forma de likes y comentarios. Cuando una foto o una reflexión importante para nosotros obtienen poco feedback,podemos llegar a sentirnos ignorados. También en las relaciones analógicas, muchos problemas interpersonales tienen el mismo origen: no obtenemos del otro lo que creemos merecer. El hecho de que no nos agradezcan suficientemente ­algún detalle que hemos tenido, por ejemplo, puede desatar el resentimiento y enfriar una amistad.

Bajo este deseo de toma y daca hay un ansia de reconocimiento. Si el otro me da las gracias, si aprecia mi trabajo, si corresponde a mi favor con un acto amable, entonces me sentiré reconocido. Si eso no sucede, lo interpreto como si yo no hubiera hecho nada, como si no existiera para el otro. Esta visión es un poderoso generador de problemas, ya que las relaciones nunca son totalmente simétricas. Hay personas que disfrutan dando y otras que transmiten la impresión, aunque no sea cierta, de que no quieren recibir nada. Eso provoca muchos malentendidos, sumado al hecho de que cada individuo tiene una forma distinta de expresar su amor y gratitud. Hay personas que verbalizan de manera inmediata y directa lo que sienten por nosotros, y otras que nos aprecian igualmente, pero tienen menos facilidad para expresar amor, o bien lo hacen de forma diferida, cuando encuentran el momento y lugar adecuados.

Todas las opciones son correctas, siempre que nos liberemos de la ansiedad de hallar una compensación inmediata y equitativa, como en un comercio en el que hay que cobrar de inmediato lo que se entrega.

Tal como afirma el maestro Ichiro Kishimi, “cuando una relación interpersonal se cimienta en la recompensa, hay una sensación interna que afirma que ‘te he dado esto, así que tú tienes que devolverme esto otro”, lo cual es una fuente inagotable de conflictos.

Porque, más allá de las diferentes maneras de expresar afecto, nos encontraremos con personas que directamente no nos entienden o incluso no nos aprecian. Hacer de eso un drama convertirá nuestro día a día en un campo abonado para los disgustos. La verdadera libertad incluye que no nos importe caer mal a algunas personas porque estadísticamente es un hecho que no podemos gustar a todo el mundo. Dejar de preocuparnos por lo que los demás piensen de uno, especialmente los que no nos entienden, es el camino a la serenidad.

“Cuando deseamos tan intensamente que nos reconozcan, vivimos para satisfacer las expectativas de otros”, explica Ichiro Kishimi, con lo cual ya no somos libres. Dejar de exigir contrapartidas y permitirnos vivir a nuestra manera, otorgándonos incluso el derecho de caer mal, nos procurará libertad, paz mental y, al final, mejores relaciones con los demás.

No te lo tomes personalmente

— En Los cuatro acuerdos, el célebre ensayo publicado en 1998 por Miguel Ruiz, la segunda ley dice: “No te tomes nada personalmente”. El médico mexicano sostiene que para mantener el equilibrio emocional y mental no hay que dar importancia a lo que suceda a nuestro alrededor, ya que “cuando te tomas las cosas personalmente, te sientes ofendido y reaccionas defendiendo tus creencias y creando conflictos. Haces una montaña de un grano de arena”.

— Abandonar la necesidad de tener razón, dejar de gastar energía en intentar convencer a los demás, que tienen sus propias creencias, resulta profundamente liberador. Quienes van por el mundo tomándoselo todo personalmente ven enemigos por todas partes y nunca pueden estar verdaderamente tranquilos, ya que siempre tienen cuentas pendientes que circulan por su mente, provocándoles sufrimiento.

— Según Miguel Ruiz, nada de lo que hagan o digan otras personas debería hacernos daño si se asume el siguiente axioma: “Nunca eres responsable de los actos de los demás; solo eres responsable de ti mismo”                                                                                                                                                                                                                                                          Artículo de Francesc Miralles,  escritor y periodista experto en psicología

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

“Y las canciones en francés”

Sin Alberto Cortez, un poco mas solos.

 

@

Una maleta, un hombre. La toma, y ​​se dirige a lo desconocido. Viaje voluntario hacia un horizonte que uno abraza y desearía un viaje infinito o forzado, limitado por el exilio y el sufrimiento, en busca de la libertad y guiado por la supervivencia. El viajero de Bruno Catalano es este hombre dejado solo, un hombre impulsado en el infinito del tiempo y el espacio. Su casa no es más que una maleta y su ser, gradualmente, será despojado de todo lo que él creía indispensable, todo su ser tan hábilmente construido por nuestras sociedades. Ya no es el hombre de un mundo, sino el hombre en el mundo, todavía imbuido de su cultura, pero se vuelve frágil ante la inmensidad. Su búsqueda no será sin daño. El hombre desfragmentado, desestabilizado, despojado de sus rumbos, camina tanto hacia su salvación como hacia su pérdida. Todo será reinventado ahora. Este viajero se escapa de sí mismo, para encontrarse con su tierra desconocida.

Bruno Catalano (Khouribga , 1960) es un escultor francés, famoso por sus curiosas esculturas que están “incompletas”, pero en realidad éstas fueron diseñadas así desde un inicio en la que secciones del cuerpo faltan y sólo están unidas por una delgada línea de metal unida por una maleta.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¿Tu Quien Eres?

_1110092 Paris. 1 de abril 2019

Hablando contigo solo así
Oye tú, apresurándote en el metro, ¿quién eres?
Tú, la flaca, dime adónde te llevan tus pasos,
Y dime a quién amas, tú que me das la espalda.
Podríamos encontrarnos guapos, pero no nos miramos.
No, no nos vemos.
Si solo supieras cuanto me gustaría
 
Para hablar contigo, así de simple.
Hablando con usted, sin ninguna razón en particular.
Solo unas pocas palabras nos susurraríamos,
ajustando nuestros egos
Para hablar de estos días de suerte casi no esperamos.
para entretener a nuestro ser errante, medido por el tiempo perdido.
Hablando contigo, solo así.
 
Y charlando un poco más, solo así.
 
Oye tu quien eres
¿Te gusta la vida, al menos un poco?
¿Brilla la vida en tus ojos?
¿Sientes este sabor amargo?
Hablemos de tu padre, ¿vale?
Tú, caminando en la calle,
Tú, desapareciendo de la vista,
dime si te seguí
dime donde iriamos
Si solo supieras cuanto me gustaría
 
Para hablar contigo, así de simple.
Hable con usted, sin ninguna razón en particular.
Solo unas pocas palabras nos susurraríamos,
ajustando nuestros egos
Para hablar de estos días de suerte casi no esperamos.
para entretener a nuestro ser errante, en el amanecer del tiempo perdido.
Hablando contigo, solo así.
 
Y charlando un poco más, solo así.
 
No envejeceremos juntos,
No se verán de nuevo.
E incluso si todo se dispersa en cenizas
Creo que me hubiera gustado.
si no hubiera sido la última vez,
Lo que con todo lo que nos une.
Parece un poco de un desperdicio.
Así que por favor déjame
 Hablar contigo, solo así.y charlar un poco más, así de simple.
 
Hablando contigo, solo así.
Hablando con usted, sin ninguna razón en particular.
Solo unas pocas palabras nos susurraríamos,
ajustando nuestros egos
Hablando de estos días de suerte, casi no esperamos más.
Para entretener a nuestro vagar, en el amanecer del tiempo perdido.
Hablando contigo, solo así.
Haciendo juego nuestros silencios,
para que guarden silencio una sola vez
y déjanos una oportunidad
para construir un mundo nuevo.
Un mundo que ya no esperábamos,
cuya bandera única
seria amor absoluto
Y luego charlar un poco más.
Y luego charlar un poco más.
Y luego charlar un poco más.
Y luego charlar un poco más.
 
Hablando contigo, solo así.
 
Oye tu quien eres

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

“No me acostumbro”

d0c44ec6-6761-4572-a2bb-fe86a27540f3 Paris. Junio 2018

No me acostumbro
a ocupar toda la cama al dormir,
a no cocinar los domingos
y a volver a la hora que me da la gana.
No me acostumbro
a no dar explicaciones
y hacer lo que me gusta
sin que nadie me critique.
No me acostumbro
a ver mis programas favoritos,
a cantar en voz alta
y bailar por toda la casa.
No me acostumbro
a no recibir llamadas a cada rato
y contestar mensajes muy tarde,
a no salir con amigos
y a viajar algún que otro fin de semana.
No me acostumbro
al olor del café por las mañanas
y a caminar descalza por el jardín,
a tardar cuando me toca arreglarme
y a cancelar citas en el último momento
sólo porque sí.
No me acostumbro a mí,
a mis cosas,
a mi vida,
a estar sola…”

.. Pero lo haré

Leído en una página de Internet, aunque el autor del texto que figura como anónimo y”  Si se acostumbró …”

PORQUE:

Los corazones rotos son barcos a la deriva que avanzan perdidos durante un tiempo. No obstante, siempre acaban encontrando la calma y ese rumbo sereno que los lleva a una felicidad auténtica. Real.

Vivir con el corazón roto es andar como desnudo, con el alma medio vacía y anudada por una cuerda que aún le pertenece a otra persona. Es una tortura lenta que asfixia y que duele, sin embargo, ningún dolor es eterno.

Dicen que es el tiempo quien cura los desamores, las ofensas, y las decepciones. Sin embargo, no solo el discurrir de los días será un buen aliado, nuestro coraje y nuestra fuerza interior serán quienes nos irán guiando poco a poco para que esa herida duela un poco menos. Y a pesar de que no existe el olvido, al menos, tendremos descanso.

Vivir con el corazón roto no mata a nadie, pero son muchas las cosas que se nos mueren por dentro. No obstante, nadie merece un sufrimiento eterno, sino un aliento con el que revivir de nuevo encontrándonos a nosotros mismos.

La herida emocional provocada por un amor que no pudo ser, o un amor que fue y se desvaneció, es sin duda una de las más traumáticas que puede experimentar el ser humano.

Quedamos inmovilizados porque se quiebran nuestros valores, porque se desvanecen ilusiones y porque hemos de recoger pedazo a pedazo una autoestima que ha quedado muchas veces fragmentada. El proceso de curación posterior, es lento y delicado.

Un hueso roto tarda en ocasiones mucho menos en curarse que un corazón roto. Ahora bien, para que toda herida cicatrice requiere voluntad y ante todo la capacidad de asumir que ya no vamos a ser los mismos. Que vamos a salir de este proceso fortalecidos, que vamos a ser resilientes y a obtener un aprendizaje de lo vivido.

En Japón existe un arte ancestral llamado Kintsukuroi: consiste en unir los objetos rotos con oro, porque también hay belleza en las heridas que han sanado, porque el resultado final cuenta la propia historia de esas piezas ahora únicas.

La tradición del Kintsukuroi nos demuestra en realidad un tipo de filosofía que nos invita a sacar más de una reflexión. Te invitamos a tenerlas en cuenta:

  • Si nos resistimos a asumir esa pérdida, esa decepción, rechazo o separación, quedaremos anclados a un sufrimiento eterno e innecesario.
  • Es importante aceptar lo sucedido, y aceptar  a su vez “que no estamos bien”. Reconocer el dolor es aceptar una realidad sobre la que debemos trabajar día a día.
  • El dolor forma parte de ti pero no eres tú: entiende que debe ser algo temporal.
  • No caigas en el error de desear volver a tu antigua situación. No vas a ser el/la misma que ayer, van a cambiar muchas cosas en tu interior, y no tienen por qué ser negativas.
  • El arte del Kintsukuroi tiene como finalidad el no esconder las fracturas, las roturas de esas piezas de porcelana. La magia está en sellarlas en oro para evidenciar dónde está la herida y conseguir un resultado final donde la belleza es indiscutible.
  • Cuenta la tradición, que todo objeto que ha sido sellado con la técnica del Kintsukuroi jamás vuelve a romperse.
kitsukoroi objetos rotos

Deja a un lado lo que sientes

Sabemos que un corazón roto no puede repararse con oro, pero si con el destello intenso de tus emociones luchando por encender nuevas ilusiones, por sanar sueños perdidos y despertarse con otros nuevos más intensos, con raíces más profundas

En ocasiones somos tan fuertes que llegamos a amar a quienes no nos merecen con el corazón roto. No lo permitas, deja a un lado lo que sientes y recuerda lo que mereces. Recuerda que el amor es alegría y no sufrimiento.

En realidad no es un proceso sencillo. Emerger de las lágrimas y de las cenizas de esa vida que soñamos y no alcanzamos no siempre es fácil, pero no por duro va a ser imposible. Al contrario, de hecho llegará un momento en que te sentirás orgulloso de ti mismo, por haberte convertido en la persona que de verdad deseabas ser: alguien libre del sufrimiento.

Recuerda lo que mereces

Las personas que caminan el día a día con el corazón roto, han olvidado lo que merecen. Por ello, sería muy adecuado que el “oro” que vaya a sellar las fracturas de tu alma quebrada, sean estos sencillos principios:

  • Mereces ser amado, mereces ser feliz. Nadie debe vivir la condena de sentirse desgraciado cada día de su vida.
  • La elección que hizo una persona en un momento determinado no te define. No eres tú. Es su pensamiento, es su micromundo y un universo ajeno en el que no debes colapsar. Tu realidad es única y muy diferente a la de aquel o aquella que te rompió el corazón.
  • Nadie más que tú va a poder salir de dicha situación. Debes ser tú el artesano sutil que va a sanar tus heridas con el oro de su autoestima, con el oro de tus ilusiones renovadas, con el dorado de nuevas esperanzas en las que embarcarse cada día…

Valeria Sabater

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Arte y Vida

Con 91 años, Alex Katz es uno de los artistas vivos más importantes de los Estados Unidos. Nacido en 1927 en Nueva York en el seno de una familia inmigrante rusa, nunca dejó de amar y vivir el arte, o de abrirse camino en un mundo artístico de una manera que le impidiera parecer convencional y ver las cosas de una sola manera
“Siempre sentí que podía hacer lo que quisiera, siempre y cuando se relacionara con el arte en vivo y los temas de arte en vivo.”

Bajo la sombra de la depresión durante la década de 1920 en Estados Unidos y hasta las secuelas traumáticas de la Segunda Guerra Mundial y más allá, muchos otros artistas americanos respondieron una llamada a participar activamente en el movimiento del expresionismo abstracto. Katz respondió de manera diferente, desarrollando su estilo sin igual ya en la década de 1950, que anticipó la aparición del arte pop. Tras sus espectáculos anteriores en Shanghai en 2011 y 2016, las creaciones artísticas de Katz se están expandiendo para llegar a una base más amplia de audiencia en Asia con su reciente exposición en el Museo de Arte de Daegu, Corea.

Desarrollando su estilo único

Los primeros años de entrenamiento y exposición podrían considerarse convencionales, si no fuera por la forma en que Katz respondió a su entrenamiento. Katz estudió en la Escuela de Arte Cooper Union en Nueva York de 1946 a 1949, a pocas manzanas de donde un adolescente Basquiat dormiría más tarde en los bancos del parque en Tompkins Square Park. Katz se graduó con una beca para estudiar en la Escuela de Pintura y Escultura Skowhegan, por lo que pronto intercambió la metrópolis cinética de Manhattan y las vibraciones de la Unión Cooper de Bauhaus por la luz fuerte y la naturaleza expansiva que se encuentra en Maine. En Skowhegan, se le alentó a pintar en ‘plein air’ (al aire libre), permitiéndole dar una impresión más vívida del entorno natural y la luz con esta interpretación y estilo propios. Trajo este entrenamiento y estilo de regreso a Nueva York, y fue en el contexto del expresionismo abstracto que comenzó a volver a acercarse a la “manera urbana” de la ciudad, navegando a través de la agitación social y el cosmopolitismo de Manhattan con su rugosidad estilizada y performativa, y estrías sociales fácilmente discernibles.

La pintura fue una forma en que Katz usó esa visión natural de la vida para definir el gusto y rastrear las innumerables identidades y sus adornos en la jungla de concreto.

Más allá de la expresión abstracta y el arte pop

En el contexto del expresionismo abstracto de los años cuarenta y cincuenta, Katz se había inspirado, pero no adoptó, su estética por completo. “Las pinturas realistas nunca obtuvieron lo que yo era y las personas abstractas tampoco lo consiguieron, así que en algún momento me encontré en un punto intermedio”. Aunque no se asoció directamente con el arte pop, el enfoque sin precedentes del retrato que Katz adoptó presagió el movimiento.

Incluso antes de Warhol’s Double Elvis (1963), Katz ya había empleado el uso de retratos dobles, “Hice los fondos planos y las figuras a finales de los años 50, ese era el estilo más sensacional y todos los miraban”.

Con inspiraciones extraídas de la publicidad en cartelera, películas y televisión que dominaron la vida estadounidense, comenzó a crear pinturas a gran escala a principios de la década de 1960, luego de mudarse a un desván en la barriada comercial de SoHo en el bajo Manhattan, un área que los lugareños llaman Cien del infierno. Hectáreas.

Su enorme lienzo de retratos de grupo ya mostraba las divisiones enfáticas en la vida social de Estados Unidos desde la década de 1960 hasta la época moderna. Como en su conocido Lawn Partyde 1965 y Cocktail Party del mismo año, que representan dos clases de personas completamente diferentes en el mismo país.

En Lawn Party , el tono vibrante sugería una atmósfera relajada y armónica del ‘Maine amante de la naturaleza’, mientras que en Cocktail Party , los rostros de los sujetos son pálidos y casi sin emociones, lo que tal vez signifique lo absurdo de las ocasiones sociales orientadas al interés. por los neoyorquinos en aquella época, mientras ardían las áreas de la ciudad. Al integrar los símbolos de la cultura estadounidense en su creación, Katz se convirtió en una parte esencial de la cultura y, en cierto modo, en su crítico.

Arte y vida

Katz fue pionero en el medio de los “recortes” desde 1959 en adelante. Un recorte es una pintura plana en la silueta del sujeto, que se asemeja a una escultura, y en el estilo de Katz, a menudo eran representaciones de miembros de la vida cotidiana del artista. El trabajo enfatiza su escala de ser una figura de tamaño natural del sujeto, lo que permite a los espectadores acercarse a su contorno y su tamaño como si sintieran la presencia de la figura humana real a medida que la rodean.

Además de los retratos y los recortes, Katz delinea los motivos de la naturaleza con su extraordinario esquema de color. En el artículo que escribió para The New Criterion , reveló que cuando vio el motivo en su trabajo Buttercup (2002), no se conformó con la luz ni con el tono del color. “Si me conformo con las diferencias de tono, el verde se vuelve muerto. Si me conformo con la luz correcta, no tengo la diferencia tonal y la pintura se vuelve convencional ”. Mirando estas piezas de evidencia, es indudable que Katz nunca cede de forma cómoda o práctica a la hora de crear sus obras de arte.

Alex-Katz-4.jpgALEX KATZ, ELISE , 2013, ÓLEO SOBRE LIENZO, 167.6 POR 122 CM 

Musa, ada

Además de su hijo Vincent y su nuera, Vivien, y muchos de sus conocidos y amigos, su esposa, Ada, se convirtió en una figura central en las representaciones de Katz de su vida doméstica.

Katz conoció a Ada en 1957, en una apertura para un espectáculo de dúo en la Galería Tanager, en la que Katz se presentó. Fue inmediatamente inmovilizado por su encanto y su capacidad intelectual.

“Ella es muy curiosa intelectualmente y estaba leyendo a Beckett antes que la mayoría de los chicos aquí”. Ella era el tema central en más de 250 piezas del trabajo de Katz. “Ada, literalmente, detiene el tráfico la primera vez que vino en traje de baño … ella va a la playa, los chicos se caen”.

Además de ser la figura más representada en las pinturas de Katz, Ada es también el “primer lector” de sus obras. “Si es una pintura tosca y a ella le gusta, sé que está bien”.

Alex-Katz-2.jpgALEX KATZ, ASCENSIÓN , 2002, ÓLEO SOBRE LIENZO, 167.6 POR 228.6 CM.

Alex Katz y ahora

Desde la década de 1950, Katz ha experimentado incesantemente con diferentes medios artísticos centralizados en el tema de la gente urbana y los alrededores y, finalmente, ha desarrollado un estilo único para él. Se había apartado del género promocional del retrato durante la época en que el arte de alto estilo dominaba el mundo del arte. En lugar de seguir convenientemente el movimiento emergente del expresionismo abstracto, allanó su propio camino separado con el uso de nuevos esquemas de color y composiciones.

Incluso hasta el día de hoy, Katz aún persiste en explorar diferentes medios. En una entrevista con el Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles (MOCA) en 2013, el artista reveló que estaba experimentando con una versión avanzada de sus recortes, los “recortes escultóricos”. Nunca se queda sin ideas, sorprendiendo constantemente a su público con su pasión y talento en el arte.

Las obras de Katz son ampliamente recopiladas por los principales museos del mundo, incluido el Metropolitan Museum of Art , Nueva York, EE. UU .; El Museo de Arte Moderno, Nueva York, Estados Unidos; Museo Nacional de Arte Moderno , Centro Georges Pompidou , París, Francia; The Tate Gallery , Londres, Inglaterra y Museo de Arte Contemporáneo , Tokio, Japón.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario