“Debí llorar, pero pensé porqué”

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
“Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas.

Un poema de Walt Whitman

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¿Dónde me equivoqué?

El arte de la Musica es el que más cercano se halla de las lágrimas y los recuerdos.» Oscar Wilde  

P1140879-001

¿Por qué nos gusta la música triste?

Hay algo magnético y atrayente en canciones como Tears in Heaven de Eric Clapton o en el  Hallelujah de Leonard Cohen. Se trata de una emoción musical que lejos de abrumarnos o causarnos malestar, despierta nuestros sentimientos más profundos logrando que el mundo se detenga, que naveguemos en la introspección de nuestro propio ser…

No nos equivocamos si decimos que en las listas de las canciones de mayor éxito siempre hay alguna de tintes melancólicos.

¿Somos masoquistas? ¿Por qué nos deleitamos tanto con el Everybody Hurts de REM y con todos esos títulos que llegamos a escuchar en bucle aún pasando nosotros mismos por un mal momento? El propio Aristóteles ya dijo en su día que la música tiene el don de “purgar”. En esa primera idea ya avanzaba lo que hoy conocemos como “catarsis emocional”, ese mecanismo mediante el cual nos permitimos liberar sentimientos, sensaciones y emociones complejas.

Nadie es inmune al efecto de la música. Al cerebro le fascina, es más, estudios como el llevado a cabo en la Universidad McGill, en Quebec y dirigido por la neuropsicóloga Valorie Sampoor, nos explican que la actividad neuronal en áreas como el núcleo accumbens (relacionada con las recompensas) demostraría que la música es tan importante para el ser humano como lo puede ser el alimento o las relaciones sociales.

 

“Porque nada se compara,
nada se compara a ti.

Esto ha estado tan solitario sin ti,
como un pájaro sin una canción.
Nada puede parar la caída de estas lágrimas solitarias, 
dime cariño ¿dónde me equivoqué?(…)-

Dicen los entendidos en música triste que una de las canciones que mayor impacto causó en la historia fue Nothing compares 2 U, interpretada por Sinead O’Connor y escrita por Prince en 1985. La música, la letra y un rostro femenino llorando en primer plano se introducen casi al instante en lo más profundo de nuestro cerebro emocional. Es casi imposible no quedar imantado por toda un sinfín de sensaciones, sentimientos que arrastran consigo recuerdos nuestros del pasado, secuencias con las que sentirnos identificados.

Resulta casi contradictorio el hecho de que podamos “disfrutar” sintiendo precisamente emociones tristes. Esta premisa o esa duda fue la que les llevó a un equipo de psicólogos, músicos, filósofos y neurólogos de la Universidad de Tokio a realizar una serie de estudios. Los datos fueron publicados en la revista Frontiers in Psychologyy no pudieron ser más interesantes. Veámoslos a continuación.

Las canciones tristes nos producen “emociones positivas”

A la mayoría nos gusta la música triste, lo sabemos. Sin embargo, hay algo que todos hemos podido comprobar: después de escuchar esa lista de reproducción no nos sentimos mal, al contrario. Es decir, no quedamos contagiados de esos malestares, esas pérdidas, ese dolor por una ruptura, por un desengaño. Lo que experimentamos después curiosamente es bienestar, alivio, tranquilidad.

Así, una de las investigadoras de este trabajo, la doctora Ai Kawakami, experta en música y emociones, nos señala que es necesario diferenciar la emoción sentida de la emoción percibida o indirecta. La música, tiene la cualidad de hacernos percibir emociones de este último tipo: conectamos con ellas pero “no las sufrimos”. Es decir, no las sentimos con la misma intensidad que cuando la propia vida nos golpea con un revés, con algo inesperado y desolador.

Las canciones tristes tienen la curiosa cualidad de conectarnos con las emociones más profundas para después salir indemnes de ellas. Y no solo eso, emergemos con una sensación de bienestar.

Las canciones tristes son “vacunas” para la vida

Decía Leonard Cohen que cada vez que interpretaba la canción Hallelujah de Jeff Buckley sentía algo especial. Era como hallar el equilibrio en un mundo en caos, como buscar la reconciliación en todo conflicto. Así, una de las razones porque las que nos gusta la música triste es porque nos inocula un poco de paz, unas gotas de introspección y unas pinceladas de catarsis emocional.

Este tipo de música es una vacuna para las dificultades de la vida. De hecho, acudimos a ellas como lo hacemos con los libros que nos cuentan historias dramáticas, como cuando elegimos ver esas películas de triste desenlace pero que nos dejan siempre una enseñanza. La magia de esas emociones indirectas que nos generan este tipo de dimensiones son algo genuino e increíblemente útil.

Este tipo de experiencias artísticas nos descalzan de las emociones reales, esas más crudas y dolorosas que tan a menudo nos paralizan en estados nada agradables. Nos gusta la música triste porque nos permite tomar contacto con nuestro yo emocional de un modo más seguro, y por su puesto hermoso. Podemos trasladarnos con esas letras a momentos de nuestro propio pasado, llorarlo, desahogarlo y volver sin rasguños.

Podemos incluso dejarnos llevar por la belleza de la música y la letra para empatizar con el artista, disfrutando de un instante de intimidad donde caminar también por ese universo ajeno lleno de profundas tristezas. Sea como sea, siempre salimos reconfortados, listos para encarar nuestras jornadas con mayor templanza…

Artículo escrito por Valeria Sabater·

  

When You’re Smiling Louis Armstrong

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Miradas

344bc7b7-688d-49f2-aadf-600acab178e3

 

.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

“Para Verte Reir”

 

IMG_8182

Hoy estoy aquí para despertar tus recuerdos. Te propongo que cierres los ojos y pienses en tu infancia, recuerdes el aroma de la casa de tus abuelos, el olor del cabello de tu madre, los besos de buenas noches de tu padre, las peleas y los juegos con tus hermanos, la intensidad del amor en la adolescencia, la ilusión en la infancia. Recuerda algo, lo que quieras, pero siéntelo.

¿Lo has hecho? Ahora estás en disposición de entender que de lo que te vengo a hablar hoy es de la nostalgia Sentir nostalgia no tiene edad ni cultura, tanto los adultos como los niños lo hacemos y probablemente con mayor frecuencia de lo que creemos.

En realidad esto no es nuevo para nadie porque somos perfectamente conscientes de que de vez en cuando lo hacemos y somos capaces de hacerlo con total naturalidad. Sin embargo, sí es relevante la razón por la que recurrimos al anhelo y el efecto que tiene en nosotros…

El pasado es la antesala del futuro

Recrearse en los recuerdos contribuye a serenar el estado de ánimo, elevar nuestra autoestima y fortalecer nuestras relaciones interpersonales. La nostalgia es una fuente de equilibrio y bienestar psíquico.

Parece que, aunque en ocasiones suframos por ello, rememorar y sentir intensa y vívidamente esos recuerdos es una manera de mantenernos en forma emocionalmente.

Además, la nostalgia nos tiende un puente entre el pasado y el presente, lo cual nos ayuda a percibir la continuidad de nuestro yo y ser conscientes de que compartimos muchas cualidades con la persona que fuimos. La nostalgia produce esa sensación de que el ayer y el hoy se funden en uno…

De todas formas, no siempre la nostalgia ha tenido esta connotación tan variada; si atendemos a la etimología de la propia palabra nos daremos cuenta de que deriva de los términos griegos nóstos (regreso) y álgos (dolor) y, por tanto, en sentido literal describe el dolor que produce el deseo de regresar al pasado.

Sin embargo, hoy en día asociamos esto a múltiples conceptos positivos, como recordar viejos tiempos felices que nos hacen sonreír.

Los recuerdos y sus efectos

Es posible que en más de una ocasión te hayas torturado anhelando un tiempo anterior en el que te acompañaba una persona significativa que ya no está a tu lado, pero es probable que cuando recuerdas tu infanciate sientas bien y sonrías para tus adentros.

No obstante, quiero aquí hacer un apunte y decirte que un tipo de recuerdos recurrentes que debes dejar a un lado es el de los errores. Si te equivocaste, no te empeñes en regresar, no tiene mucho sentido para ti y precisamente no te hace sentir bien.

Recuerdo y depresión

Pero recordar también puede convertirse en algo altamente destructivo para una persona que está muy triste o deprimida. ¿Por qué? Porque experimentará sus recuerdos de forma muy compleja y desatará en sus pensamientos un agravio comparativo que le hará entrar en un bucle infinito.

Al contrario de lo que contábamos antes, puede hacerle sentir que el pasado está muy lejano y que, en comparación con la persona que fue, ahora es un verdadero desastre.

La distancia temporal percibida será la razón por la que estas personas se sientan peor cuando recuerdan algo positivo, lo que les alejará cada vez más de la realidad.

Por esta razón, si te sientes triste o sabes de alguien que esté pasando por un mal bache o que “viva en el pasado”, intenta eliminar esa tendencia a recordar “un tiempo feliz”. Con esto quiero decirte que, aunque la intención es buena, puedes hacer mucho daño intentando levantar el ánimo de alguien triste recordándole momentos felices.

Y, como habrás pensado alguna vez, tendemos a ser más nostálgicos cuando estamos tristes y turbados. Se debe a dos razones, una negativa y otra positiva. La primera es que podemos atender a ese bucle de “cualquier tiempo pasado fue mejor”, solidificando la base del sufrimiento y derrotándonos. La segunda cumple esa función positiva elevando nuestro bienestar si atendemos a los recuerdos que nos motiven a realzar nuestro ánimo.

Utiliza tus recuerdos con inteligencia

También hemos dicho que rememorar puede ayudarnos a fortalecer nuestros vínculos. Recordarás lo que te une a los demás, lo importante y valioso que eres para ellos y lo significativo que resultó tu apoyo o el suyo para lograr superar ese bache. Nadie estaba tan cerca de esa persona como tú, ¿verdad?

Con todo ello, dar rienda suelta a nuestros recuerdos puede hacernos mucho bien pero tenemos que poner especial cuidado en que estos no sirvan para hundirnos más si es que nuestro estado anímico no es bueno. La nostalgia no sólo nos proporciona bienestar, sino que también posee un efecto preventivo para protegernos de los pensamientos negativos que nos turban.

Puedes acudir a tus recuerdos para calmar tu mal humor, para relajarte, para sonreír y para darte motivos para seguir creando otros tantos y bonitos recuerdos. Abre tu álbum de fotos y relee viejas cartas, encuentra el lugar que corresponde a tus recuerdos y no dejes que se pierdan en el olvido porque están ahí para hacerte reir

Artículo de Raquel Aldana

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

My My Love

8 edificios de Frank Lloyd Wright nominados Patrimonio Mundial por la UNESCO

8 edificios de Frank Lloyd Wright nominados Patrimonio Mundial por la UNESCO, Fallingwater. Image © Robert Ruschak - Western Pennsylvania Conservancy
Fallingwater. Image © Robert Ruschak – Western Pennsylvania Conservancy
 

Ocho edificios del aclamado arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright han sido nominados para su inclusión en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Titulada “La arquitectura del siglo XX de Frank Lloyd Wright”, la lista de ocho obras principales es una revisión de una solicitud anterior presentada en febrero de 2015.

Presentada por Frank Lloyd Wright Building Conservancy, la lista abarca los 70 años de carrera de Wright con esquemas como Unity Temple, Taliesin West, Fallingwater y el Museo Solomon R. Guggenheim.

Frederick C. Robie House. Image © Nat HansenTaliesin West. Image © Flickr User lumiereflSolomon R. Guggenheim Museum. Image © Flickr CC User Richard AndersonHollyhock House. Image © Flickr CC User edward stojakovic+ 9

La lista ahora será revisada por el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios, que actúa como asesor oficial del Comité del Patrimonio Mundial. Siguiendo una recomendación del organismo, las obras se considerarán en la Reunión del Patrimonio Mundial de 2019 que tendrá lugar en Bakú, Azerbaiyán, en julio.

Como la única organización con la misión de facilitar la conservación y el mantenimiento de las estructuras restantes diseñadas por Frank Lloyd Wright, esta nominación es uno de los esfuerzos compartidos más importantes que hemos emprendido. Después de la decisión de referencia del Comité del Patrimonio Mundial en julio de 2016, el Consejo del Patrimonio Mundial Frank Lloyd Wright trabajó estrechamente con el Servicio de Parques Nacionales de los Estados Unidos y, a través de ellos, con el ICOMOS, consideró seriamente sus comentarios y los usó para hacer los cambios apropiados a la propuesta. .
-Edith Payne y Barbara Gordon, Presidenta y Directora Ejecutiva, Frank Lloyd Wright Building Conservancy

Si se cumple con la nominación, la colección de edificios se unirá a los 1,092 sitios designados actualmente en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, incluidos algunos de los edificios más reconocidos del mundo, como el Taj Mahal y la Ópera de Sydney. Estas estructuras son reconocidas por su extraordinaria importancia cultural y sus “valores universales sobresalientes”.

Los sitios de Wright serían uno de los 24 sitios del Patrimonio Mundial en los EE. UU. Y la única lista de arquitectura moderna. Aunque el listado no impone nuevas regulaciones y restricciones a las propiedades, sí identifica una zona de timbre que rodea la propiedad, lo que protege la configuración de la propiedad formal.

Los esquemas de Wright bajo consideración se pueden ver a continuación. Para obtener más información, visita el sitio web oficial de Frank Lloyd Wright Building Conservancy y el documento enviado a la UNESCO.

Unity Temple / Oak Park, Illinois

Unity Temple. Image Image © Flickr User sjgardiner
Unity Temple. Image Image © Flickr User sjgardiner
 

Frederick C. Robie House / Chicago, Illinois

Frederick C. Robie House. Image © Nat Hansen
Frederick C. Robie House. Image © Nat Hansen
 

Taliesin / Spring Green, Wisconsin

Taliesin. Image Courtesy of Tour de Force 360VR
Taliesin. Image Courtesy of Tour de Force 360VR
 

Hollyhock House / Los Angeles, California

Hollyhock House. Image © Flickr CC User edward stojakovic
Hollyhock House. Image © Flickr CC User edward stojakovic
 

Fallingwater / Mill Run, Pennsylvania

Fallingwater. Image © Robert Ruschak - Western Pennsylvania Conservancy
Fallingwater. Image © Robert Ruschak – Western Pennsylvania Conservancy
 

Herbert and Katherine Jacobs House / Madison, Wisconsin

Herbert and Katherine Jacobs House. Image © Flickr CC User Kyle Magnuson
Herbert and Katherine Jacobs House. Image © Flickr CC User Kyle Magnuson
 

Taliesin West / Scottsdale, Arizona

Taliesin West. Image © Flickr User lumierefl
Taliesin West. Image © Flickr User lumierefl
 

Solomon R. Guggenheim Museum / New York, New York

Solomon R. Guggenheim Museum. Image © Flickr CC User Richard Anderson

 

Biggot My my love

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

“No sentir”

IMG_1811 (editado)
Celia y Banksy enfrente de La Sorbonne, Paris mayo 2018
.

Julia Michaels ft. Selena Gomez – Anxiety

unnamed

No importa cuál sea tu posición en la vida, estrella de la realidad, político o uno de nosotros, gente normal, las acciones de los demás a veces pueden hacerte daño. Algunas personas intentan resistirlo y pretenden que las palabras, salgan de ellos, pero siempre hay algo que se nos mete en la cabeza y nos sacude las jaulas emocionales.

Cada vez que tu cuerpo contrae los músculos, se liberan sustancias químicas que te hacen feliz.

Supongo que pensar en cómo no soportar el dolor emocional es algo que podría ser similar a preguntar cómo no sentir hambre. Puedes controlarlo por un tiempo y meditar para sentirte menos. Pero amigo, nunca puedes “no sentir” dolor emocional.

Aparte de lo anterior, hay algunos trucos que puedes usar para suprimir tus emociones. Existe un término médico llamado supresión de emociones.

“Técnica para la supresión de emociones”.

(1) La evitación

si usted está involucrado en un negocio o una relación personal con la persona que lo ha ofendido, será difícil evitarlo. Terminar la relación siempre es una opción, pero puede ser una reacción exagerada.

(2)Reconoce y acepta lo que te dolió.

Por ejemplo, si fuiste engañado por tu pareja, no es correcto ni productivo culparte por la indiscreción. Está bien sentirse humillado y rechazado, pero no permitas que esas emociones negativas te hagan apropiarte de los errores de otra persona.

(3)Gana el control de tus emociones.

Puede que te lastimen, pero aún puedes controlar tus emociones. Las emociones son una parte importante de ser humanos, nos permiten sentir por nosotros mismos y por los demás. Aún así, también pueden apoderarse de nuestras vidas. Puedes ganar control de tus emociones al probar varias estrategias.

(4) Cambiar tu enfoque también puede ayudar a controlar tus sentimientos. Distraerse de lo que está mal hasta que pueda obtener cierta perspectiva. Ir al gimnasio. Llama a un amigo alegre. Ir a comprar al supermercado o hacer recados. Es más difícil sentirte mal cuando estás haciendo movimientos.

(5)Reconoce la situación que causó tu dolor y sabrás que, a medida que termina, ya no estás obligado a sentirse triste por ello. No dejes que esta situación se convierta en quien eres, simplemente fue algo que te sucedió. Una vez que hayas aceptado la realidad del dolor y hayas intentado encontrar un cierre, el siguiente paso es seguir adelante. Esto significa alterar tus pensamientos para que no estés constantemente reflexionando sobre lo que sucedió.

(6)Aprecia el bien en tu vida. Recuerda, independientemente de lo que sucedió, no hay nada malo o roto en ti. La situación puede cambiar la forma en que piensas durante algún tiempo, pero no cambia el hecho de que todavía es buena tu vida.

(7)Piensa positivamente. Reconoce que llenar tu cabeza con una conversación negativa en realidad puede arruinar tu vida entera. Si te encuentras pensando negativamente, lucha por atacar el pensamiento negativo y conviértelo en una declaración más positiva o realista..

(8)Rodéate de personas positivas y felices.

(9)sugerencia personal—disfrutar de lecturas como leer una novela,Haz que sean los mejores amigos. Creo que los libros son los mejores amigos y lo más sorprendente es que …Ellos nunca te harán daño.

Ankit albert

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Allegro ma non troppo

img_3344-001

Shallow – Lady Gaga Ft Bradley Cooper Lyrics (Ingles, Español)

“Allegro ma non troppo’ Este es uno de los libros más inteligentes y divertidos que se hayan escrito nunca. autor : Carlo Maria Cipolla.

Parodia de divertissement dieciochesco, juega con la paradoja y el absurdo para construir una auténtica metodología del ridículo. En la primera de las dos partes de que consta el libro, Cipolla razona con una argumentación paródica de los estudios de historia económica más sesudos y utiliza, con aparente seriedad, fórmulas cliométricas deliciosamente absurdas para llegar a las más estrafalarias relaciones de causa a efecto.

 

En la segunda parte se usa un modelo matemático parecido a los de la sociología para enunciar «Las leyes fundamentales de la estupidez humana», que demuestran cuán abundante es el número de estúpidos que nos rodean y cuán grande su poder. Sólo que al terminar de leer este libro breve, divertido y explosivo nos asalta una duda: lo que hemos leído ¿era sólo una inocente parodia o hay que tomarlo como una advertencia acerca de la deshumanización y vaciedad de mucho de lo que se enseña en nuestras universidades e instituciones académicas

Fueron escritas en 1976, mientras Cipolla, que había estudiado en la universidad de Pavía en su universidad natal, impartía Historia de la Economía en Berkeley. Al parecer, California y su industria de la banalidad le inspiraron para llevar a cabo su obra magna. En ocasiones, el texto circulaba de forma anónima, hasta que finalmente fue impreso  a finales de los 80, en el libro de Cipolla ‘Allegro ma non troppo’, que tuvo edición en castellano. No fue su intención obtener rédito económico del asunto: siempre permitió su reproducción gratuita.

Una de las grandes creaciones de la naturaleza es haber distribuido la estupidez de manera equitativa por todas las clases sociales, razas y condiciones

Regla número 1: “Siempre, e inevitablemente, todo el mundo infravalora el número de estúpidos en circulación”

La Primera Ley Fundamental impide la atribución de un valor numérico a la fracción de personas estúpidas respecto del total de la población: Cualquier estimación numérica resultaría ser una subestimación. Por ello en las páginas que siguen se designará la cuota de personas estúpidas en el seno de una población con el símbolo e

Regla número 2: “La probabilidad de que determinada persona sea estúpida es independiente de cualquier otra característica”

El hecho extraordinario acerca de la frecuencia de la estupidez es que la Naturaleza consigue actuar de tal modo que esta frecuencia sea siempre y dondequiera igual a la probabilidad e, independientemente de la dimensión del grupo, y que se dé el mismo porcentaje de personas estúpidas, tanto si se someten a examen grupos muy amplios como grupos reducidos. Ningún otro tipo de fenómenos objeto de observación ofrece una prueba tan singular del poder de la Naturaleza. La prueba de que la educación y el ambiente social no tienen nada que ver con la probabilidad ε nos la han proporcionado una serie de experimentos llevados a cabo en muchas universidades del mundo. Podemos clasificar la población de una universidad en cuatro grandes grupos: bedeles, empleados, estudiantes y cuerpo docente

“Desconcertado por los resultados, extendí mi investigación a un grupo particularmente selecto, a una verdadera élite, los ganadores del premio Nobel”. El resultado confirmó, en sus palabras, los poderes supremos de la naturaleza: “Una parte de los ganadores del Nobel son estúpidos”.

Regla número 3 o de oro: “Un estúpido es una persona que ocasiona pérdidas a otra persona o a un grupo sin que él se lleve nada o incluso salga perdiendo”

La moraleja es que cada uno de nosotros tiene una especie de cuenta corriente con cada uno de los demás. De cualquier acción, u omisión, cada uno de nosotros obtiene una ganancia o una pérdida, y al mismo tiempo proporciona una ganancia o una pérdida a algún otro. Las ganancias y las pérdidas pueden ser ilustradas oportunamente por una gráfica,

El incauto sale perdiendo mientras los otros ganan; el inteligente sale ganando al mismo tiempo que los demás también lo hacen; y el malvado se beneficia en la medida en que los demás salen perdiendo. Pero el estúpido,  es el que hace que todos, incluido él mismo, pierda. ¿Cómo es posible que haya gente así?, se pregunta el economista.No hay ninguna explicación. Bueno, sí, hay una: “La persona en cuestión es estúpida”.

Aquí es donde aflora uno de los corolarios más interesante de la teoría de Cipolla. La gente, estúpida o no, no suele ser consistente. Por ejemplo, un malvado perfecto sería aquel que obtuviese continuamente un beneficio exactamente igual a las pérdidas de su víctima. El profesor utiliza el ejemplo de un robo, en el que cual lo que se sustrae simplemente pasa de un bolsillo a otro (aunque podría argumentarse que causa un coste emocional en este último al haber sido agredido). Sin embargo, la mayoría terminan causando más pérdidas a su entorno que beneficios, lo que les hace más cercanos a los estúpidos.

Regla número 4: “Los no estúpidos siempre infravaloran el poder dañino de los estúpidos. En concreto, olvidan constantemente que en todos los momentos y lugares y bajo cualquier circunstancia tratar o asociarse con estúpidos siempre suele ser un error costoso”

La mayor equivocación que comete la gente inteligente es pensar que casi todos son como ellos, y que, incluso aquellos que no lo son, pueden ser manipulados. Nada de intentar engañarlos: terminarás saliendo perdiendo. “Uno puede intentar ganarle la partida a un estúpido y, hasta cierto punto, puede hacerlo”, explica el profesor. “Pero a causa de su comportamiento errático, uno no puede prever todas las acciones y reacciones del estúpido y por lo tanto, terminará siendo pulverizado por sus movimientos impredecibles”. El terreno en el que se encuentran cómodos los idiotas es en el caos. Y ya se sabe, el que se acuesta con niños…

Regla número 5: La persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa que existe. El corolario de la ley dice así : El estúpido es más peligroso que el malvado

El punto clave de la filosofía de Cipolla, y quizá por ello mismo el más polémico. Veamos: “Después de la actuación de un malvado perfecto este tiene obtiene un beneficio que es exactamente igual a lo que ha perdido la otra persona. La sociedad en su conjunto no sale perdiendo ni ganando. Si todos los miembros fuesen malvados  perfectos, la sociedad permanecería igual y no había grandes problemas”. La diferencia es que los estúpidos no ocasionan ese equilibrio en la sociedad: simplemente, la hacen peor.

La gran pregunta por lo tanto, es si de verdad es preferible una sociedad de malvados a una de estúpidos. Es lo que se deduce de la (irónica) teoría de Cipolla, con todo lo que ello implica.

 “Son peligrosos y dañinos porque para la gente razonable es difícil imaginar y entender su comportamiento irracional”, recordaba. Alguien inteligente, una vez más, entendería perfectamente comprensible al malvado, pero no al estúpido.  En otras palabras, apelando a la célebre frase atribuida a Mark Twain, “nunca discutas con un ignorante, te hará descender a su nivel y ahí te vencerá por experiencia”.

 

Foto: Carlo Cipolla falleció en el año 2000. Carlo Cipolla falleció en el año 2000.

Nació el año 1922 en Pavía, hijo de Manlio Cipolla y de Bianca Bernardi. En su juventud, Cipolla quería ser profesor de historia y filosofía, y debido a esto ingresó a la facultad de ciencias políticas de la Universidad de Pavía en la que terminó siendo catedrático. Mientras estudiaba ahí, gracias al profesor Franco Borlandi, un especialista en historia económica medieval, descubrió su pasión por la historia de la economía. Consecuentemente amplió sus estudios en la Universidad de París para licenciarse más tarde en la London School of Economics, en 1948.2

Obtuvo su primer puesto de profesor de historia económica en Catania a la edad de 27 años, dando inicio a una larga carrera académica en Italia (VeneciaTurín, Pavía, Pisa y Fiesole) y en el extranjero. En 1953 Cipolla viajó a los Estados Unidos por el Programa Fulbright y en 1957 se convirtió en profesor visitante en la Universidad de California en Berkeley, de la que dos años más tarde pasó a ser catedrático. Cipolla fue recibido como miembro en varias academias prestigiosas y en 1995 recibió el premio Balzan.3

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario