On Ne Vit Qu’Une Fois

yo no

 

Después de todo, no estamos tan viejos como para dejar de soñar.
Ni tan jóvenes como para besar cualquier sapo.
Estamos en esa edad donde uno sabe lo que quiere,
lo que no quiere y con quién quiere complicarse la vida”.
Texto: Lucas Hugo Guerra.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Suéltate

Sheila Nicholls – Fallen For You

 

Hay cosas que pasan porque tienen que pasar, pero hay otras que pasan cuando hacemos que pasen. No podemos sentirnos libres ni ser felices si vivimos aferrados y atados a unas esperanzas que manejan los demás.

 

Si no trae alegría a tu vida… SUELTA

Si no te ilumina ni construye… SUELTA

Si no quiere ser compañero de vida … SUELTA

Si te procura seguridad a costa de tu propio respeto… SUELTA

Si no te valora … SUELTA

Si no acaricia tu ser… SUELTA

Si quiere usarte para que financies su ego… SUELTA

Si dice, pero no hace… SUELTA

Si no hay un lugar en su vida para ti… SUELTA

Si intenta cambiarte… SUELTA

Si te miente… SUELTA

Si son más los desencuentros que los encuentros… SUELTA

Si la fidelidad y la lealtad no son una prioridad … SUELTA

 

No busques ni vayas detrás de lo que no quieren darte, suéltalo… Pero mantente abierto a la posibilidad de que te encuentren aquellos que si quieren forman parte de tu vida de una manera sana. No busques, permite que te encuentren…

Parte de un artículo de Raquel Aldana

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Felicidades

plondres14-1 Felicidades Pablo. Dedicado especialmente

b                  Yall – Hundred Miles

 

El acto de apartar la escena cinematográfica de lo que se considera arte es como tratar de separar la vida de la muerte. Una acción inútil y que desmerecería al séptimo arte y a todas las disciplinas artísticas en conjunto. En su momento, el cine fue el descendiente directo de la fotografía y como tal tenía que estar ligado a la pintura de la que, al fin y al cabo, era familiar lejano. Hoy en día las artes escénicas nos parecen tan ajenas a las pictóricas que tendemos a separarlas y destacar unas con respecto a otras pero hay una realidad que va más allá de toda valoración subjetiva: somos hijos del cine. Da igual cuantos libros leamos o escribamos, cuantas pinturas creemos porque siempre pensaremos en las mil y una imágenes vistas en el cine cuando lo hagamos.

El arte inspirador en  8 películas sobre pintores imprescindibles

Si has empezado a estudiar Bellas Artes, es muy probable que ya hayas visto algunos de los largometrajes que siguen o es probable que puedas añadir otros que no están en esta lista.

1. Klimt

El pintor austriaco es uno de los más famosos en Europa y, posiblemente, la principal atracción del Museo Belvedere (Viena). Basado en la vida del artista, este largometraje lo protagoniza el inmenso John Malkovich en el papel del controvertido artista. La película está dotada de una personalidad obsesiva y obsesionada con el cuerpo femenino. Gustav Klimt vivió una vida relativamente acomodada a pesar de su carácter, que fue lo que le condenó sin haber muerto aún.

2. Frida

Salma Hayek ya se había labrado una carrera cinematográfica cuando decidió protagonizar Frida. El largometraje abarca desde los años de instituto de Frida Kahlo hasta los últimos momentos de su vida aunque obvia interesantes pasajes que vivió con Chavela Vargas. Cosas de Hollywood. La pintora surrealista fue la primera en descubrir los beneficios que el arte tiene cuando se padece de una enfermedad física, pero no por la eliminación del dolor externo, sino por el poder anestésico del sufrimiento emocional. Hoy en día puedes visitar la Casa Museo de Frida Kahlo en México D.F. y, además, hay numerosas exposiciones itinerantes en museos de fama internacional como el MoMA (Nueva York) o el Pompidou (París).

3. Renoir

A diferencia de los dos largometrajes anteriores, Renoir no es una película diseñada para entretener. Tampoco ha nacido para tener un ritmo trepidante al estilo hollywoodiense. Ni siquiera narra la historia de los mejores años del gran impresionista sino que en lo que se adentra es en el declive del genio. Sin embargo, a pesar de que el director marca tiempos lentos y se recrea en el aspecto estético, se percibe Renoir como un ejemplo del amor por el arte hasta niveles que rallan el masoquismo (Auguste Renoir padeció artritis durante toda su vida y los dolores en sus últimos años eran insoportables pero él siguió pintando hasta que no pudo más). Pero no queda ahí la lectura que se puede extraer del largometraje ya que se le da un protagonismo bien merecido a la figura de las modelos de pintura que siempre habían aparecido en las reproducciones cinematográficas como accesorios en la creación, como musas pasivas ajenas a la creación artística.

4. La Banda de Picasso

En 1911, la Gioconda fue robada del Museo de Louvre. La banda de ladrones extranjeros que se llevaron a la dama de Da Vinci, en teoría, había sido liderada por el pintor Pablo Picasso. Nunca se llegó a demostrar pero eso no le libró a Picasso de tener que pasar una noche en el calabozo. Aún así es una interesante aportación que muestra otra de las caras del arte; la de su valor en el mercado y los numerosos robos que se han perpetrado a lo largo de la historia contemporánea de grandes obras maestras. Hay otros largometrajes tan recientes como La Banda de Picasso (2012) que muestran las intrigas que el arte despierta como sucede en el caso del largometraje Trance de Danny Boyle.

5. Big Eyes

Esta película no solo es atractiva desde un punto de vista cinematográfico ya que la dirige Tim Burton y promete, como mínimo, entretenimiento. Hay mucho más. Muestra uno de los casos de usurpación de identidad artísticamás famosos de la historia del siglo XX. La historia de la famosa pintora Margaret Keane es la de muchas mujeres que a lo largo de la historia tuvieron que parapetarse en una figura masculina para que se las tuviera en cuenta. Esta artista que actualmente tiene uno de  los patrimonios  más millonarios de entre todos los pintores del siglo XX fue en su momento ninguneada debido a que su ex-marido Walter Keane se apropió de la autoría de su obra durante décadas. En cierto modo, esta lista de largometrajes en la que escasean mujeres tiene mucho que ver con la gran cantidad de pintoras que se están descubriendo en los últimos años debido a que habían sido condenadas al ostracismo por el mero hecho de ser mujeres.

6. Arts and Crafts

Esta recomendación documental la vi hace tanto tiempo que apenas recuerdo los detalles pero la temática central gira en torno a la figura de William Morris y sus discípulos. Crearon la tendencia artística Arts and Crafts en el siglo XIX y, en la actualidad, sus pinturas continúan vigentes. En el documental se abordan las técnicas empleadas así como las vicisitudes que acarrea querer llevar una vida de artista (por encargo).

7. Modigliani

Si hay un pintor que le dio al arte más de lo que obtuvo a cambio, ese fue Amedeo Modigliani. Sus pinturas, repletas de mensajes y retórica visual, lo convirtieron en un representante de la vida bohemia del artista de principios de siglo a la par que su magnética (y problemática) personalidad le granjeaba tantos odios como pasiones. El siglo XX no supo hasta hace bien poco el oasis que supuso su obra en mitad del boomdel impresionismo, cubismo y expresionismo. Lo cierto es que Modigliani fue el ejemplo de artista que vive su vida como pinta su obra.                                                         «Lo que busco no es la realidad ni la irrealidad, sino el inconsciente…»                                  -Amedeo Modigliani.

8. La joven de la perla

¿Quién no conoce a uno de los pintores holandeses más famosos de todos los tiempos? O, más bien, ¿Quién no ha visto una réplica barata de su cuadro más famoso La Joven de la Perla en una consulta médica o en una librería? Seguro que ya se te ha venido a la mente, ¿Verdad? En esta película podrás saber más acerca de la historia que hay detrás del cuadro.

 Artículo escrito por Alex Bayorti 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Vende

Hay un texto de la Madre Teresa de Calcuta 

“Hay personas que tienen pareja pero se sienten tan solas y vacías como si no las tuvieran.
Hay otras que por no esperar deciden caminar al lado de alguien equivocado y en su egoísmo, no permiten que ese alguien se aleje aun sabiendo que no le hace feliz.

Hay personas que sostienen matrimonios o noviazgos ya destruidos, por el simple hecho de pensar que estar solos es difícil e inaceptable. Hay personas que deciden ocupar un segundo lugar tratando de llegar al primero, pero ese viaje es duro, incómodo y nos llena de dolor y abandono.

Pero hay otras personas que están solas y viven y brillan y se entregan a la vida de la mejor manera. Personas que no se apagan, al contrario, cada día se encienden más y más. Personas que aprenden a disfrutar de la soledad porque las ayuda a acercarse a sí mismas, a crecer y a fortalecer su interior.

Esas personas son las que un día sin saber el momento exacto ni el por qué se encuentran al lado del que las ama con verdadero amor y se enamoran de una forma maravillosa.”

Suele decirse que mejor solos que mal acompañados y que es mejor una soledad digna que intentar mantener un NO amor a nuestro lado. Con “NO amor”, nos referimos a esas parejas que solo se alimentan de insatisfacciones y en las que reinan sentimientos negativos que se apoderan de la libertad emocional de sus miembros.

Es habitual que en algún momento de nuestra vida caigamos en estas malas relaciones. Desde la más tierna infancia aprendemos que la pareja ideal tiene que ser la de “no puedo vivir sin ti”, “sin ti mi vida no tendría sentido”, “si me faltas me muero”, etc.

Si analizamos estas frases nos damos cuenta de que desatan una escalada de presiones y de exigencias sobre la otra persona y sobre la relación en sí que puede llegar a someternos y a mermar nuestro yo interno.

Por eso, cuando llegamos a enfrentarnos a una relación insana, nos toca reaprender algo que tendríamos que tener muy claro: la única persona a la que necesitamos para vivir somos nosotros mismos. Ni más ni menos, esto es bastante simple. No hay amor sin amor propio.

El amor de tu vida eres tú mismo.  ¿Cuándo lo vas a entender?

El amor no suplica, el amor no ruega, el amor no implora, el amor no se llora en exceso.

El amor es una condición saludable, el amor es una condición positiva, el amor es una habilidad. El amor es una ambición de muchos pero un privilegio de pocos.

En principio, el miedo a estar solo en la vida es algo adaptativo, positivo y saludable. Sin embargo, como en todo, hay ciertos límites que no se deben sobrepasar. Concretamente el de someterse al dolor y aguantar todo tipo de sufrimientos para evitar la separación.

Como consecuencia de la educación recibida y de las experiencias vividas, muchas personas sienten una gran desesperación ante la idea de sentirse solos en el mundo, lo cual los empuja a implicarse en relaciones disfuncionales.

Es habitual ver ofertas de 2×1 en cenas, en cruceros o en cócteles. Por lo que no resulta extraño que tengamos la idea preconcebida de que debemos tener compañía para ser una persona completa y disfrutar de la vida.

Así que son pocas las personas que no esperan que los demás borren de su mente emocional la sensación de soledad. Tendemos a sentirnos incapaces de hacernos cargo de nosotros mismos, por lo que la consecuencia más directa de ese pensamiento es la necesidad de buscar a alguien que nos proteja.

Solemos asociar el hecho de no tener pareja con el aislamiento afectivo y social. Sin embargo, no tener pareja no es sinónimo de recluirnos o de no tener opción a tener contacto humano significativo. Convivir en pareja es una opción, del mismo modo que permanecer en soledad. A pesar de ello, la idea que suele predominar es la gran felicidad que se siente estando en pareja.

Lo que no nos cuentan, es que antes de establecer una relación amorosa, es fundamental saber estar solos. ¿Por qué? Si no sabemos estar con nosotros mismos, corremos el riesgo de establecer relaciones de dependencia. Relaciones basadas en el apego y el miedo a la soledad. Nadie nos enseña a permanecer con nosotros, ¿cuánto tiempo tardamos en coger el móvil cuando estamos solos? Pocos segundos, ¿verdad? Ese es un claro ejemplo de la incapacidad y la baja tolerancia que tenemos a estar a solas con nosotros.

No hay una fórmula mágica que nos ayude a superar el temor a estar solos. Sin embargo, la mejor manera de acabar con él es comenzando a estarlo, arriesgándonos a sentir, a conocernos y a caminar sin ayuda. Saber estar en soledad, nos enseña a establecer relaciones más sanas, sin dependencia ni apegos. Relaciones basadas en el amor, el respeto y la tolerancia.

Tengamos o no tengamos pareja, encontrarnos en nosotros mismos y disfrutar de nuestra compañía es esencial para nuestro bienestar. El resto puede o no puede potenciarlo, pues es accesorio.

Así, como dijo Maurice Maeterlinck, «el silencio interior es el sol que madura los frutos del alma». En otras palabras, encontrar la compañía en uno mismo y enamorarse del yo interno es un gran autoregalo. Luego que venga lo que sea, pues estaremos capacitados emocionalmente para sintonizar con los demás si queremos.

También cabe la posibilidad de que no queramos enamorarnos de nadie y de que, por tanto, deseemos estar solos para conocernos más o vivir experiencias que de otro modo no podríamos. Esta decisión, que parece tan fácil de valorar, no lo es para el común de nosotros, pues parece que en nuestros esquemas es imprescindible tener pareja.

Sea como sea, para enamorarnos de los demás, primero hemos de hacerlo de nuestro autoconcepto. Esto nos conducirá a alcanzar el equilibrio interior dentro de la soledad. Sin duda, una gran compañera de viaje con la que todos deberíamos hablar en el transcurso de nuestro trayecto vital.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

10 Años

 

IMG_2119-001

                    Ben Mazué – 10 ans de nous

Priorizarnos y buscar nuestro propio bienestar y felicidad no nos hace ser egoístas, sobre todo si lo hacemos para alejarnos de aquellas personas que nos perjudican

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

“No Sabe Usted Con Quien Está Hablando”

_1110203-001

_1110196        Fotos tomada en Le Parc de l’île saint-germain issy-les-moulineaux. Nenúfares  2019

Gabiel Fauré. Pavane, op 50. Paintings by Claude Monet

En Ebrio de enfermedad (Uña Rota), su protagonista, enfermo de cáncer, se lamenta de que los médicos a los que acude no consideren, a la hora de examinarle, que él ha leído a Tolstói. Creo que a todos los lectores nos gustaría llevar escrita en la frente esta advertencia: “He leído a Proust, a Kafka, a Joyce…”. A primera vista, podría parecer la versión literaria del “no sabe usted con quién está hablando”, pero es otra cosa. Se trata de una súplica: “No me trate usted con aspereza, se lo ruego: pertenezco a la especie vulnerable de los lectores”.

A veces, cuando nos hallamos en plena travesía de un libro que nos trastorna, agradeceríamos que ese trastorno computara a la hora de recibir un diagnóstico clínico, desde luego, pero también a la de ser juzgados, no sé, por una infracción de tráfico. Yo es que he leído a Homero y a Virgilio, señor agente, y ayer mismo comencé la Divina comedia. Los jueces y fiscales deberían conocer la biografía lectora del acusado antes de establecer sus conclusiones. Urge otorgar al lector, de una vez para siempre, un estatuto especial, quizá semejante al de los refugiados. No me mire usted así, es que he leído las obras completas de Simone de Beauvoir y los relatos breves de Patricia Highsmith.

Parte de un artículo escrito por Juan José Millás

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Vuelvo a Japón

                            VUELVO A JAPÓN

   “Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida”.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario