“No Sabe Usted Con Quien Está Hablando”

_1110203-001

_1110196        Fotos tomada en Le Parc de l’île saint-germain issy-les-moulineaux. Nenúfares  2019

Gabiel Fauré. Pavane, op 50. Paintings by Claude Monet

En Ebrio de enfermedad (Uña Rota), su protagonista, enfermo de cáncer, se lamenta de que los médicos a los que acude no consideren, a la hora de examinarle, que él ha leído a Tolstói. Creo que a todos los lectores nos gustaría llevar escrita en la frente esta advertencia: “He leído a Proust, a Kafka, a Joyce…”. A primera vista, podría parecer la versión literaria del “no sabe usted con quién está hablando”, pero es otra cosa. Se trata de una súplica: “No me trate usted con aspereza, se lo ruego: pertenezco a la especie vulnerable de los lectores”.

A veces, cuando nos hallamos en plena travesía de un libro que nos trastorna, agradeceríamos que ese trastorno computara a la hora de recibir un diagnóstico clínico, desde luego, pero también a la de ser juzgados, no sé, por una infracción de tráfico. Yo es que he leído a Homero y a Virgilio, señor agente, y ayer mismo comencé la Divina comedia. Los jueces y fiscales deberían conocer la biografía lectora del acusado antes de establecer sus conclusiones. Urge otorgar al lector, de una vez para siempre, un estatuto especial, quizá semejante al de los refugiados. No me mire usted así, es que he leído las obras completas de Simone de Beauvoir y los relatos breves de Patricia Highsmith.

Parte de un artículo escrito por Juan José Millás

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Vuelvo a Japón

                            VUELVO A JAPÓN

   “Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida”.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Música para despertar

 

_1110323-002                   Paris junio 2019

“Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos.” –Jorge Luís Borges]

   Everybody hurt. REM

Hay recuerdos que no se pueden borrar, jamás. Ni siquiera el terrible Alzheimer puede con ellos, hablamos de los recuerdos musicales.

Se conoce como música autobiográfica a aquella que nos ha acompañado durante los momentos más importantes de nuestra vida. Esa melodía con la que nos hemos enamorado, reído, llorado o, simplemente, bailado hasta que las plantas de los pies llegaron a decir «basta».

La memoria es una de las cualidades cognitivas más enigmáticas; tanto, que incluso en nuestros días no se conoce bien a bien su funcionamiento. Si acaso, uno de los descubrimientos más sorprendentes de la neurociencia contemporánea es que todo parece indicar que nuestros recuerdos no se crean y se almacenan una sola vez, sino que el cerebro “rehace” una nueva versión de aquello que recordamos en el momento mismo en que nuestra memoria la requiere, un proceso fascinante que a su vez plantea nuevas preguntas sobre esta capacidad.

Pero eso no es todo. Como también se ha observado, la memoria posee diferentes registros de acuerdo a los sentidos que perciben un hecho y, en consecuencia, los grados de memorización y fidelidad de un recuerdo varían en función de éstos.

El escritor francés Marcel Proust no se equivocó cuando a lo largo de su monumental En busca del tiempo perdido ofreció distintos ejemplos de la asociación que puede tener un recuerdo con un sabor específico, con una fragancia, con el sonido tan particular de la pisada de un tacón contra un adoquín o de la textura de una servilleta de tela sostenida entre los dedos.

Cada una de esas sensaciones deja un recuerdo particular, que depende también del contexto en el cual se produce, y como Proust también notó, el recuerdo queda atrapado en esa red que es al mismo tiempo como un cristal que lo contiene

Recientemente, un estudio publicado en la revista especializada The Journal of Prevention of Alzheimer’s Disease dio cuenta del vínculo especialmente estrecho que existe entre la música y los recuerdos, al grado de que incluso en etapas avanzada de dicha enfermedad (que, como se sabe, mina poco a poco la memoria de una persona, incluso sus recuerdos más íntimos y estructurales), los pacientes son capaces de identificar la música que escucharon en etapas previas de su vida.

En el marco de esta investigación se analizó sobre todo la reacción conocida como respuesta sensorial meridiana autónoma, que quizá sea conocida por nuestros lectores por sus siglas en inglés: ASMR (Autonomous Sensory Meridian Response).

Este fenómeno cerebral se popularizó en Internet desde hace unos años a raíz de bloggers y sitios que publican videos que lo propician a través de sonidos como el murmullo de una voz o el golpeteo suave de una mano contra un micrófono.

Ante estos estímulos (que muchas personas consideran relajantes, incluso para dormir, de ahí la otra razón de su celebridad), en el cerebro se desencadena una respuesta involuntaria que se experimenta como hormigueo a lo largo del cuerpo o en zonas específicas como el cuero cabelludo o la cabeza en general y, de hecho, la música también puede generarlo, en especial cuando se trata de una tonada que por motivos puramente sensitivos nos gusta y nos conmueve: si la música estremece tu cuerpo, esto es signo de que tu cerebro se encuentra en estado óptimo.

Otros testimonios asocian la RSMA con experiencias como el culto religioso o la lectura (y en general la experiencia estética).

En el caso de las personas que padecen Alzheimer, dicha respuesta tiende a confundirse. Los pacientes con Alzheimer pueden sentir el estímulo y quizá también la respuesta, pero para ellos el punto de contacto entre uno y otra no es claro.

No es así, sin embargo, en el caso de la música. Según el estudio conducido, entre otros, por Jeff Anderson (médico y profesor de radiología en la Universidad para la Salud de Utah, Estados Unidos), en el caso de las memorias musicales y la RSMA asociada con éstas, ciertos pacientes con Alzheimer son capaces de identificar tanto la pieza musical en cuestión como las razones por las cuales ésta les produce escalofríos o los conmueve. Al menos durante ese instante, los pacientes recuperan un fragmento de lo que vivieron.

De acuerdo con Anderson y tomando en cuenta otros estudios que asocian los beneficios de la música con la memoria, tal parece que la práctica y aun el mero disfrute de esta disciplina tienen un impacto positivo amplio en la salud cerebral y específicamente en la memoria, al grado de que valdría la pena considerarlos como una medida preventiva para combatir el aumento de enfermedades como el Alzheimer.

Y aprovechamos para volver a compartir con vosotros con la misma emoción este precioso proyecto sobre la música y su poder sanador más allá del olvido:

Música para Despertar

Artículo de la revista Cultura inquieta.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La Persona Inadecuada

 

_1110194-001                Paris. Junio 2019

Todos conocemos a alguien singular que es bueno para nosotros. Pero cuando has tenido unas cuantas relaciones empiezas a sospechar que no es la persona adecuada, sino que tiene puntos defectuosos.

¿A qué se debe? Pues a que tú mismo eres defectuoso en algún aspecto y buscas parejas que  son complementarias. Pero él o ella ocupan una parcela de tu vida para crecer plenamente dentro de tus propios defectos. Hasta que no tropiezas con tus demonios más profundos -tus problemas irresolubles- no sabes cómo eres realmente, que estás preparado para encontrar un compañero para toda la vida. Solo entonces sabes lo que estás buscando.

Tú estás buscando una persona defectuosa. Pero no cualquier persona defectuosa, sino la persona defectuosa «correcta», esa que miras con amor y piensas: «Este es el problema y quiero que lo sea».

Yo busco esa persona especial que es inadecuada para mí, precisamente, de la manera correcta.

Andrew Boyd
(Libro: Empezar de nuevo)

Crucé el océano
Atravessei o oceano 

Sin tu guía amor
Sem o teu amor de guia 

Justo el tiempo en mi bolsillo
Só o tempo no meu bolso 

Y el viento que me siguió.
E o vento que me seguia

He superado colinas de lágrimas
Venci colinas de lágrimas 

Desiertos de agua fría.
Desertos de água fria 

Tormentas de recuerdos
Tempestades de lembranças 

Pero ya no me querías más, más
Mas tu já não me querias mais, mais 

Ya no me querias
Tu já não me querias mais

Busqué en el continente
Procurei a terra firme 

En cada ola que se levantó.
Em cada onda que subia 

El sol cegó mis ojos.
O sol cegava meus olhos 

Toda la noche te perdi
Toda a noite eu te perdia

Dentro de pensamiento
Lá dentro no pensamento 

Se volvió toda nostalgia.
Virou tudo nostalgia 

Agua, sal y sufrimiento.
Água, sal e sofrimento 

Porque ya no me querias
Porque tu não me querias mais 

Ya no me querias
Tu não me querias mais

Era agosto cuando me desperté en la playa.
Já era Agosto, quando acordei na praia 

Y vi venir la primavera, hice una nueva cama de flores.
E vi chegar a primavera, fiz nova cama de flores 

Recordé todos los colores, les canté suavemente.
Lembrei de todas as cores, cantei baixinho pra elas

Hoy hablo en secreto, en esta olvidada pasión.
Hoje falo em segredo, nessa paixão esquecida 

No despertar anhelo, no despertar miedo,
Pra não acordar saudade, pra não despertar o medo, 

Por un verdadero amor, sueña el resto de tu vida.
Pois um amor de verdade, sonha pró resto da vida.

Pero ya no me querías,
Mas tu já não me querias mais, 

Ya no me querías …
Tu já não me querias mais… 

Ya no me querías …
Tu já não me querias mais…

Autores de la canción: Pierre Aderne / Marcio Faraco
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

“Como Yo”

 

_1110201                   Foto tomada en Le Parc de L’ile Saint Germain. Paris 2019

 

                 Como YO. Tonina Saputo

 

SI LA MÚSICA TE DA ESCALOFRÍOS, TIENES UN CEREBRO ESPECIAL [NEUROCIENCIA

Seguro que todos esos que consideráis que sería terrible vivir sin música, que usáis las canciones como tablas de salvamento en los malos momentos o que encendéis la radio nada más levantaros, habéis sentido escalofríos con miles de piezas.

Es una sensación única dejarse llevar por unas notas y sentir que invaden nuestro cuerpo pero, es más única la sensación que produce ver como el cuerpo responde ante esos estímulos musicales, ya sea en forma de escalofríos, de piel de gallina o de lágrimas cayendo por nuestras mejillas.

Todas esas sensaciones corporales y mentales que tenemos cuando escuchamos nuestros temas favoritos o esa banda sonora que nos rompe el alma, tienen una explicación según una investigación publicada por Social Cognitive and Afective Neuroscience, y es que las personas cuyos cuerpos responden a la música tienen un cerebro estructuralmente diferente al resto.

En estas sensibles personas, la corteza auditiva se comunica de manera más eficiente con aquellas áreas del cerebro asociadas con el procesamiento emocional.

Matthew Sachs, un estudiante de doctorado de la USC y el investigador principal del estudio, dice que esto se debe a que hay muchas más fibras que unen las dos regiones, por lo tanto, tales conclusiones ofrecen profundas perspectivas científicas y filosóficas, arrojando luz sobre por qué la música nos ha tocado y nos ha hecho sentir tantas emociones desde siempre.

Los investigadores declaran, “Los resultados obtenidos, arrojan información tanto científica como filosófica sobre los orígenes evolutivos de la estética humana, específicamente de la música; tal vez una de las razones por las que la música es un artefacto culturalmente indispensable es porque apela directamente a través de un canal auditivo a los centros de procesamiento emocional y social del cerebro humano”.

Conocida esta información, ya sabéis, coged el dispositivo de reproducción musical que tengáis más a mano, poneros esa canción con la que os gusta haceros el harakiri y poned en funcionamiento vuestra corteza auditiva, esa que conecta con el lado más emocional de nuestro órgano más razonable.

Disfruta el canal de Cultura Inquieta en Spotify

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Es hora de conocer a….

 

_1110080-001

No tuve tiempo para mirar pasar mi vida
Ni de  entender dónde han pasado mis veinte años.
No tuve tiempo para despedirme de un amigo, no hay tiempo.
No tuve tiempo para preparar mi equipaje.
 Estar listo para mirarme la cara.
Todas las marcas que el tiempo deja en su paso, no tuvieron el tiempo.
Él es demasiado cobarde, va demasiado rápido el tiempo pasa y me apresura
 Para un hombre que no estoy listo para reconocer ya
 Él es demasiado cobarde, va demasiado rápido el tiempo pasa y me apresura
A un hombre no quiero decir que tal vez sea yo No tuve tiempo para aprender a amar.
Recuerda todas las pieles que toqué.
Tampoco para saber si hay corazones que rompí, no tuve el tiempo
Pas eu le temps
Patrick Bruel

¡Es hora de conocer a Sartre!

Quien es auténtico, asume la responsabilidad por ser lo que es y se reconoce libre de ser lo que es

Jean-Paul Sartre

Jean-Paul Sartre (1908-1950) fue un célebre y aclamado filósofo francés, ávido lector de los grandes clásicos y fuertemente influenciado por la filosofía de Husserl y de Heidegger, de fuertes convicciones ateas e interesado por el marxismo en el último período de su vida.

Pero si por algo es especialmente conocido Sartre es por un estudio profundo del sentido de la existencia del ser humano, que aunque siempre tenga partes angustiosas, se presenta como algo fascinante pues el hombre se caracteriza por su perfección

Perfección que reside en su libertad individual, en el establecimiento de metas personales transcendentes, en la libertad de ser y elegir. Es la subjetividad del hombre la que rige el universo, pero no como algo frío y egoísta, sino considerando que “ el hombre se elige a sí mismo durante su vida”.

Su vida, única e intransferible, es la que tendrá su peso directo sobre el universo y todo lo divino (y no a la inversa).

Su obra es fascinante y nos llevaría mucho tiempo hacernos eco de una mínima parte de ella, pero quizás a través de algunas de sus citas más conocidas puedas interesarte por este escritor tan inspirador.

Veamos algunas de estas citas y su posible relación con el escenario actual:

“No perdamos nada de nuestro tiempo. Quizás los hubo mejores, pero este es el nuestro”

¿Cuántas veces te has lamentado por nacer en esta época? Es cierto que no pasamos por una de las mejores etapas en lo laboral, social o creativo; no parece un tiempo muy inspirador para los jóvenes que ven cómo su futuro se proyecta en ámbitos y lugares que nunca habían imaginado (y/o deseado).

Pero, leyendo tal aseveración nos damos cuenta de que esa misma sensación de pérdida, pesimismo y desencanto con el presente ha acompañado a muchas personas en numerosas épocas, y que quizás es el tiempo el que las dote de un matiz decisivo pero sombrío; o quizás de un cariz vacío de transcendencia pero necesario para generaciones venideras. Toda época cumple su función, y tú estás ahora en ella. ¡Cumple la tuya!

“Como todos los pensadores, confundí el desencanto con la verdad”

Sí, es cierto. Muchos de nosotros tenemos un halo nostálgico y contamos con un procesador en nuestra mente poco benévolo y descorazonador acerca de los sucesos que nos rodean. Pero no olvides que toda ciencia empieza con la duda, y quizás tu pesimismo puede ayudarte a hacerte preguntas que otros no se hacen y por lo tanto se pueden generar respuestas que nunca se han tenido.

Vivimos en la época del “Keep calm” y “Be happy”; que son buenas recomendaciones si se entiende que para vivir estos dos estados es bien necesario experimentar otros tan humanos y necesarios como la angustia o el desconcierto, la desilusión, la tristeza o el cansancio.

Así que deja de juzgar tu pesimismo, y saca rendimiento creativo de él. Quizás de ahí pueda venir tu “Be happy”.

“El hombre está condenado a ser libre, porque una vez que está en el mundo, es responsable de todo lo que hace”

Deja de excusarte. En el sistema, en lo doloroso de tu ruptura, en lo perversos que fueron tus padres, y de creer que no has sido libre para ser lo que realmente querías ser.

La libertad es una consciencia del ser humano, que no viene determinada por agentes exteriores, sino por cómo su espíritu, que por defecto es libre, las toma y transforma según lo que él piensa de sí mismo. Es la definición más clara de libertad y responsabilidad que nos pueden dar.

Esto viene a relacionarse con otra afirmación de este genial escritor “Lo importante no es lo que han hecho de nosotros, sino lo que hacemos con lo que han hecho de nosotros”.

“Todo ha sido resuelto excepto como vivir”

Sí, estabas en lo cierto. Esta vida es un lío, tremendamente compleja. Pero no trates de saber vivirla ni dar soluciones a otras personas de cómo hacerlo. La única forma de salir de este embrollo es seguir tu instinto que se encuentra en muchas ocasiones aniquilado por las imposiciones de los demás y de la sociedad.

Busca una fórmula que te ayude a vivir mejor una situación concreta, pero cuidado: no será la misma para toda la vida ni la mejor para otras personas en la misma situación.

Cómo se decía en la película Casino: “Hay tres formas de hacer las cosas: La correcta, la incorrecta y la mía”.

“Felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace”

“Et…¡voilà!”…Damos aquí con una de las frases más difíciles de aceptar con los tiempos que a muchos de nosotros nos ha tocado vivir.

¿Cómo puedo ser feliz limpiando platos si tengo dos carreras universitarias? Bien, La pregunta tiene su fundamento, pero según la filosofía de Sartre no se trata de darle una respuesta a secas, sino según lo que esa actividad tiene de relevancia para tu proyecto de vida…

“El compromiso es un acto, no una palabra”

Deja de ser como muchos políticos que sólo hablan de programas, como conquistadores de noche que prometen sin demostrar, como revolucionarios que no han leído un libro ni han estado nunca presentes en un conflicto. Que tus actos sean todo lo que tengas que decir, porque cómo ya decía Woody Allen: “Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas, se dicen solas”.

“Soñar en teoría es vivir un poco, pero vivir soñando es no existir”

“El existencialismo no es una forma de ateísmo, más bien dice que, aunque Dios existiera, nada cambiaría”…

No sabemos que hay más allá, pero no te preocupes demasiado porque tu vida no parece que vaya a ser solucionada de inmediato apelando a esto. Así llevamos toda la historia, así que no pierdas mucho tiempo en eso en la tuya propia. ¡Vívela como mejor sepas!

Esperamos que estas citas os hayan hecho replantearos algunas de vuestras vidas si estáis pasando por un momento confuso. No olvidéis que el ser humano a veces se pierde y otras se encuentra y los filósofos, como Sartre, se han dedicado a dejar una huella magistral, regalándonos luz, con su legado, para los momentos en los que la oscuridad parece más densa.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Un Toque de Belleza

                       A touch of jazz

La belleza de las líneas

Fotografías de la Colección Gilman y González-Falla

La exposición presenta una selección de obras maestras de la historia de la fotografía, parte de la colección de Sondra Gilman y Celso González-Falla. Con sede en Nueva York, la colección incluye más de 1.500 fotografías originales de algunos de los mejores fotógrafos del siglo XX y XXI. A través de confrontaciones visuales, se invita al visitante a experimentar el poder de la línea fotográfica a través de estos incomparables trabajos. Las obras de Robert AdamsWalker EvansRineke DijkstraMan RayBerenice Abbott y Lee Friedlander, entre otros, más allá de su temporalidad histórica y consideraciones geográficas, resuenan por sus correspondencias formales.

A lo largo de la historia, los fotógrafos siempre han oscilado entre dos extremos: la ilusión mimética de la realidad y el realce de las cualidades estéticas de la imagen. Ya sean “líneas instantáneas” (según la expresión de Henri Cartier-Bresson), líneas racionales inspiradas en la corriente del New Topographics, o la diversidad de líneas curvas del cuerpo humano, en fotografía, la línea estructura y, a veces, reinventa lo real, hasta el punto de llegar a la abstracción.

Ante una fotografía, incluso los espectadores más entendidos, a menudo observan el mundo tal y como se les presenta: escudriñan el rostro o el paisaje, se maravillan con los detalles, las vestimentas de moda o las expresiones en las caras de los niños. Pueden olvidar que en realidad están mirando un pedazo de papel, tan plano como una página de un libro o un dibujo. Fascinados por la ilusión mimética, tal vez ni siquiera vean las líneas -rectas, curvas, oblicuas- que en realidad forman la base de la composición fotográfica.

La colección de Sondra Gilman y Celso González-Falla revela el placer de los coleccionistas que adquieren sus fotografías sobre todo por preferencia personal, manteniendo una relación cotidiana y privada con las imágenes. Más allá de este vínculo privado, la exposición invita al visitante a realizar un viaje estético: las confrontaciones formales se liberan de su contexto cultural e histórico para permitir que el espectador experimente su propia relación personal y sensible con la imagen fotográfica.

The
The Pale Yellow Cadillac- Sadie- Portland- Maine- 2010 © Cig Harvey

Líneas rectas
De la línea controlada a la espontánea

Confrontando obras de artistas como Stéphane Couturier, Hiroshi Sugimoto, Lewis Balz o Robert Adams, esta sección enfatiza la importancia de las líneas de fuerza de la imagen y los sentimientos que surgen cuando son estrictamente paralelas o, al menos en apariencia, más espontáneas.

Líneas curvas
La esencia de los cuerpos y de la línea

Con obras de Edward Weston, Bill Brandt, André Kertész, Robert Mapplethorpe, Léon Levinstein y Berenice Abbott, entre otros, esta sección muestra que la curva define todos los cuerpos masculinos y femeninos, fotografiados en su totalidad o en detalle.

Abstracciones
La línea en su forma más pura

Esta sección abarca las fotografías de Aaron Siskind, Minor White, Ray K. Metzker y Harry Callahan, cuya referencia al mundo real desaparece revelando las líneas de abstracción de la imagen.

©
© Lewis Hine _On The Hoist_ Empire State Building_1931
Augusto
Augusto Cantamessa- Breve Orizzonte- 1955 ©Augusto Cantamessa_Galleria Losano- concession de Bruna Genovesio et Patrik Losano
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario