Deseos

Cinema Paradiso by Chris Botti and Yo-Yo Ma 


“No te deseo un año maravilloso donde todo sea bueno. Ése es un pensamiento mágico, infantil, utópico.  Te deseo que te animes a mirarte, y que te ames como eres.  Que tengas el suficiente amor propio para pelear muchas batallas, y la humildad para saber que hay batallas imposibles de ganar por las que no vale la pena luchar.  Te deseo que puedas aceptar que hay realidades que son inmodificables, y que hay otras, que si corres del lugar de la queja, podrás cambiar.  Que no te permitas los “no puedo” y que reconozcas los “no quiero”.
Te deseo que escuches tu verdad, y que la digas, con plena conciencia de que es solo tu verdad, no la del otro.
Que te expongas a lo que temes, porque es la única manera de vencer el miedo.
Que aprendas a tolerar las “manchas negras” del otro, porque también tienes las tuyas, y eso anula la posibilidad de reclamo.
Que no te condenes por equivocarte; no eres todopoderoso. Que crezcas, hasta donde y cuando quieras.
No te deseo que el 2020 te traiga felicidad.
Te deseo que logres ser feliz, sea cual sea la realidad que te toque vivir”
*Que la felicidad sea el camino, no la meta…*

Texto de Mirta Medici,

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Y el Mundo Seguirá Girando

Tokio. Barrio de Yanaka. Noviembre 2019

Un maestro explicaba que los sustantivos tienen género y se designan como masculino o femenino. La casa es femenino. El lápiz es masculino.

Un estudiante preguntó:

¿Cómo se debe decir, computadora o computador?

En lugar de dar una respuesta, el maestro dividió la clase en dos grupos: varones por un lado y mujeres por el otro, y les pidió que decidieran si la computadora o el computador debe ser masculino o un nombre femenino.

Le pidió a cada grupo que fundamentaran su decisión en al menos 4 argumentos.

El grupo de los hombres decidió que la computadora debe ser, definitivamente, del género femenino (la computadora) porque:

1- Casi nadie entiende su lógica interna.
2- El idioma nativo en que ellas se comunican entre sí es incomprensible para todos los demás.
3- Incluso los errores más pequeños se guardan en memoria de largo plazo para su posible revisión mucho tiempo después.
4- En cuanto usted tenga una, se encontrará gastando al menos la mitad de su sueldo en accesorios para ella.

El grupo de las mujeres, sin embargo, concluyó que los computadores deben ser masculinos (el computador) porque:

1- Para hacer algo con ellos, usted tiene que encenderlos.
2- Ellos almacenan muchos datos, pero todavía no pueden pensar por sí mismos.
3- Se supone que ayudan a resolver los problemas, pero la mayor parte del tiempo, ellos son el problema.
4- Apenas usted tenga uno, comprenderá enseguida que, si hubiera esperado un poco más, podría haber conseguido otro mejor.

Gracias Jose

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LOVE

TOKYO: Distrito de Shinjuku . Noviembre 2019
Foto hecha en noviembre 2019. Al fondo se ve ” La Cocoon Tower” fue diseñada por Kenzo Tange bajo el encargo de la escuela de moda Mode Gakuen y fue concebida como un capullo para proteger a sus estudiantes.

«Mi enemigo me dijo: «Ama a tu enemigo». Y yo le obedecí y me amé a mí mismo». Khalil Gibran-

Si se habla de las esculturas de LOVE, es imprescindible indagar en su creador.
Robert Clark, mas conocido como Robert Indiana es un artista nacido en New Castle, Indiana (EEUU) murio en mayo 2018 a los 89 años de edad.

Siempre se ha caracterizado por crear obras con palabras cortas. Multifacético artista que se propulsó tras la guerra de Vietnam, dando color, significados y mensajes que necesitaba y ansiaba el pueblo norteamericano.

Para llegar al germen de “LOVE” me voy a una serie de poemas que Robert Indiana escribió en 1958 con las letras “LO” y “VE” por separado encabezando los escritos.
De ahí y dado su éxito, pasó a ser tarjeta de Navidad del MOMA en el año 1964.

postal navidad MOMA

En 1973 la insignia se convierte en sello. Pasa a ser el sello mas vendido de la historia con un total de 300 millones.

Sello LOVE

Y poco antes de la salida de esos sellos, concretamente en el año 1970, se realiza y se expone la primera escultura de “LOVE” en el mundo. Se haría para el “Indianapolis Musem of Art» de Indiana.

Esta palabra dotada de rojo intenso con la “o” torcida pasó a ser icono cultural, derivando en camisetas, posters, etc.

Pero mucho antes fue símbolo del movimiento hippie de los 60 y en los 90 fue adquirido por la comunidad Skater, justo después de que se prohibiera la práctica del Skateboarding en Philadelphia’s Love Park

Fue una idea maravillosa, pero también un terrible error”, dijo a NPR en 2014. “Se volvió demasiado popular. Y hay gente a la que no le gusta la popularidad. Es mucho mejor ser exclusivo y remoto. Por eso vivo en una isla en la costa de Maine”.

Antes de pasar a recorrer la lista de las distintas esculturas de “LOVE” en el mundo, diré que este icono ha derivado en múltiples imitaciones, parodias y homenajes. Por ejemplo en 2008 se creó con la misma tipografía el famoso “HOPE” para la campaña por la presidencia de Estados Unidos de Barack Obama. Fue un símbolo de campaña. Lo que se recaudó con la venta de la imagen, que se estima en 1 millón de dólares fue para la campaña del partido demócrata.

hope

Entre las distintas obras que Robert Indiana ha hecho a lo largo de su vida, destaco el diseño de la cancha de baloncesto de los Milwaukee Bucks, equipo de Wisconsin de la NBA.

El diseño que hizo fue este y coincidió justamente con la época de esplendor del equipo.

milwaukee robert indiana

Esa cancha con el paso del tiempo fue modificada y es en este año cuando se le ha querido rendir tributo, haciendo un parquet con un color de la madera basado en el que hizo Robert Indiana.

Escultura de “LOVE” en Tokio (Fotos de archivo de MAHATHIR MOHD YASIN

Dentro de USA->

  • NEW YORK (2) —> 1) NEW YORK CITY: 1358 Av. de las Americas. Entre la 6ª con la 55St. / 2) BROOKLYN: Campus Pratt Institute.
  • PENNSILVANIA (4) -> 1) PHILADELPHIA: – Philadelphia’s Love Park. 2) UNIVERSIDAD DE PENNSILVANIA / 3) LEHIGH UNIVERSITY / 4) Campus Ursinus College – Collegeville.
  • INDIANA —–> Indianapolis Museum of Art.
  • ARIZONA —–> Centro cívico de Scottsdale.
  • LOUISIANA (2) —> NEW ORLEANS: 1) Museum of Art. / 2) City Park.
  • VERMONT —–> Campus of Middlebury College.
  • LAS VEGAS —> Red Rock Resort Spa and Casino.
  • UTAH ——–> Museo de arte Birgham Young University.
  • KANSAS ——> WICHITA: Wichita State University.

Fuera de USA->

  • JAPÓN ——-> TOKYO: Distrito de Shinjuku.
  • REINO UNIDO -> DERBYSHIRE: Chatsworth House.
  • ESPAÑA ——> MADRID: Paseo del Prado.
  • CANADÁ ——> 1) MONTREAL: XIXe Siècle Hotel. / 2) VANCOUVER:West Georgia Street.
  • ISRAEL ——> JERUSALEN: Museo de Israel.
  • SINGAPUR —-> Orchord Road.
  • TAIWAN ——> TAIPEI: Taipei 101

Artículo de Víctor Diego autor del blog “Viajes road trip”

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

En Una Playa Sin Mar

Y desafiando el oleaje
Sin timón ni timonel
Por mis sueños va, ligero de equipaje
Sobre un cascarón de nuez
Mi corazón de viaje
Luciendo los tatuajes
De un pasado bucanero
De un velero al abordaje
De un no te quiero querer

Y cómo huir
Cuando no quedan
Islas para naufragar
Al país
Donde los sabios se retiran
Del agravio de buscar

Labios que sacan de quicio
Mentiras que ganan juicios
Tan sumarios que envilecen
El cristal de los acuarios
De los peces de ciudad

En Comala comprendí
Que al lugar donde has sido feliz
No debieras tratar de volver

Que perdieron las agallas
En un banco de morralla
En una playa sin mar

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Tuve Un Sueño. Tenía Todo Lo Que Quería.

Nara. Japón. Noviembre.2019 Con sus guardianes Nio
Billie Eilish

Tuve un sueño. Tenía todo lo que quería

Seguro que todos esos que consideráis que sería terrible vivir sin música, que usáis las canciones como tablas de salvamento en los malos momentos o que encendéis la radio nada más levantaros, habéis sentido escalofríos con miles de piezas.

Es una sensación única dejarse llevar por unas notas y sentir que invaden nuestro cuerpo pero, es más única la sensación que produce ver como el cuerpo responde ante esos estímulos musicales, ya sea en forma de escalofríos, de piel de gallina o de lágrimas cayendo por nuestras mejillas

Todas esas sensaciones corporales y mentales que tenemos cuando escuchamos nuestros temas favoritos o esa banda sonora que nos rompe el alma, tienen una explicación según una investigación publicada por Social Cognitive and Afective Neuroscience, y es que las personas cuyos cuerpos responden a la música tienen un cerebro estructuralmente diferente al resto.

En estas sensibles personas, la corteza auditiva se comunica de manera más eficiente con aquellas áreas del cerebro asociadas con el procesamiento emocional.

Matthew Sachs, un estudiante de doctorado de la USC y el investigador principal del estudio, dice que esto se debe a que hay muchas más fibras que unen las dos regiones, por lo tanto, tales conclusiones ofrecen profundas perspectivas científicas y filosóficas, arrojando luz sobre por qué la música nos ha tocado y nos ha hecho sentir tantas emociones desde siempre.

Los investigadores declaran, “Los resultados obtenidos, arrojan información tanto científica como filosófica sobre los orígenes evolutivos de la estética humana, específicamente de la música; tal vez una de las razones por las que la música es un artefacto culturalmente indispensable es porque apela directamente a través de un canal auditivo a los centros de procesamiento emocional y social del cerebro humano”.

Conocida esta información, ya sabéis, coged el dispositivo de reproducción musical que tengáis más a mano, poneros esa canción con la que os gusta haceros el harakiri y poned en funcionamiento vuestra corteza auditiva, esa que conecta con el lado más emocional de nuestro órgano más razonable.

Artículo de la revista Cultura Inquieta

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Je m'en va t'ammener où c'est silence

Kyoto. Noviembre 2019

Jordane. Silence

Voy a llevarte a donde está en silencio
Je m’en va t’ammener où c’est silence

Para escuchar solo el murmullo de tu voz, una vez
Pour entendre juste la murmurence de ta voix, une fois

Te voy a llevar a donde está oscuro
J’m’en va t’ammener où y fait noir

Solo para ver el brillo en tus ojos, un fuego
Juste pour voir la p’tite brillance dedans tes yeux, un feu

Hay muchas cosas que no diremos
Y’a plein d’affaires qu’on dira pas

Siempre hay algo que nunca decimos, y nunca decimos
Y’en a toujours qu’on dit jamais, pis qu’on dit jamais

Te voy a llevar a un desierto
J’m’en va t’ammener dans un désert

Grande como el mar, te veo corriendo para perder el horizonte
Grand comme la mer, te voir courir à perdre l’horizon

Hay muchas cosas que no diremos
Y’a plein d’affaires qu’on dira pas

Siempre hay algo que nunca decimos, y nunca decimos
Y’en a toujours qu’on dit jamais, pis qu’on dit jamais

Te voy a llevar a la muerte
J’m’en va t’ammener devant la mort

Cuando la vida vaya a ver si tu corazón latirá de nuevo al amor
Quand la vie part voir si ton coeur battra l’amour encore

Hay muchas cosas que no diremos
Y’a plein d’affaires qu’on dira pas

Siempre hay algo que nunca decimos, y nunca decimos
Y’en a toujours qu’on dit jamais, pis qu’on dit jamais

Voy a llevarte a donde está en silencio
J’m’en va t’ammener où c’est silence

fred pellerin

Para los japoneses, hallarse desprovistos de todo en un momento puntual de la vida puede suponer dar un paso hacia la luz de un conocimiento increíble. Asumir la propia vulnerabilidad es una forma de coraje y el mecanismo que inicia el saludable arte de la resiliencia, ahí donde no perder nunca la perspectiva o las ganas de vivir.

En Japón, hay una expresión que empezó a utilizarse con frecuencia tras los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki. Esta expresión de algún modo volvió a adquirir una trascendencia notable tras el desastre del tsunami del 11 de marzo del 2011. «Shikata ga nai» significa «no hay más remedio, no hay alternativa o no hay nada que hacer».

Lejos de entender esta expresión desde una perspectiva derrotista, sumisa o negativa como lo haría cualquier occidental, los nipones se nutren de ella para entenderla de un modo más útil, más digno y trascendente. En estos casos de injusticia vital, la ira o el enojo no sirven de nada. Tampoco esa resistencia al sufrimiento donde uno queda eternamente cautivo del «por qué a mí o por qué ha ocurrido esta desgracia».

La aceptación es el primer paso para la liberación. Uno nunca podrá desnudarse del todo de la pena y el dolor, queda claro, pero tras aceptar lo sucedido se permitirá a sí mismo seguir avanzando retomando algo esencial: la voluntad por vivir.

Desde el terremoto del 2011 y el posterior desastre nuclear en la central de Fukushima, son muchos los periodistas occidentales que suelen viajar hasta el noroeste de Japón para descubrir de qué manera persisten las huellas de la tragedia y cómo su gente está logrando poco a poco emerger del desastre. Es fascinante entender cómo se enfrentan al dolor de la pérdida y al impacto de verse desprovistos de la que hasta entonces había sido su vida.

Sin embargo, y por curioso que parezca, los que hacen este largo viaje se llevan a sus países algo más que un reportaje. Algo más que unos testimonios y unas fotografías impactantes. Se llevan sabiduría de vida, vuelven a las rutinas de su mundos occidentales con la clara sensación de ser diferentes por dentro. Un ejemplo de este coraje existencial lo ofrece el señor Sato Shigematsu, quien perdió en el tsunami a su esposa y a su hijo.

Cada mañana escribe un haiku. Es un poema compuesto por tres versos donde los japoneses hacen referencia a escenas de la naturaleza o a la vida cotidiana. El señor Shigematsu encuentra un gran alivio en este tipo de rutina, y no duda en mostrar a los periodistas uno de estos haikus:

«Desprovisto de  pertenencias, desnudo

Sin embargo, bendecido por la Naturaleza

Acariciado por la brisa del verano que marca su inicio».

Tal y como les explica este superviviente y a la vez víctima del tsumami del 2011, el valor de abrazar su vulnerabilidad cada mañana a través de un haiku le permite conectar consigo mismo mucho mejor para renovarse al igual que lo hace la propia naturaleza. Entiende también que la vida es incierta, implacable a veces. Cruel cuando así lo quiere.

Sin embargo, aprender a aceptar lo ocurrido o decirse a ellos mismos aquello de «Shikata ga nai» (acéptalo, no hay más remedio) le permite dejar a un lado la angustia para centrarse en lo necesario: reconstruir su vida, reconstruir su tierra.

El dicho «Nana-Korobi, Ya-Oki» (si te caes siete veces te levantas ocho) es un viejo proverbio japonés que refleja ese ideal de resistencia tan presente en prácticamente todas las facetas de la cultura japonesa. Esta esencia de superación la podemos ver en sus deportes, en su modo de llevar a cabo los negocios, de enfocar la educación o incluso en sus expresiones artísticas.

«El guerrero más sabio y fuerte está provisto del conocimiento de su propia vulnerabilidad»

Ahora bien, cabe señalar que hay importantes matices en ese sentido de resistencia. Entenderlos nos será de gran utilidad y a su vez, nos permitirá acercarnos a una forma más delicada e igualmente eficaz a la hora de hacer frente a la adversidad.

Según un artículo publicado en el periódico «Japan Times«, practicar el arte de la aceptación o de «Shikata ga nai» genera cambios positivos en el organismo de la persona: se regula la tensión arterial y se reduce el impacto del estrés. Asumir la tragedia, tomar contacto con nuestra vulnerabilidad presente y nuestro dolor es un modo de dejar de luchar ante lo que ya no puede cambiarse.

Después del desastre del tsunami, la mayoría de los supervivientes que podían valerse por sí mismos, empezaron a ayudarse los unos a los otros siguiendo el lema «Ganbatte kudasai» (no hay que darse por vencidos). Los japoneses entienden que para afrontar una crisis o un momento de gran adversidad, hay aceptar las propias circunstancias y ser de utilidad tanto para uno mismo como para los demás.

Otro aspecto interesante en el que fijarnos es en su concepto de calma y paciencia . Ellos saben que todo tiene sus tiempos. Nadie puede recuperarse de un día para otro. La sanación de una mente y un corazón lleva tiempo, mucho tiempo, al igual que lleva tiempo volver a levantar un pueblo, una ciudad y un país entero.

Es necesario por tanto ser pacientes, prudentes pero a la vez, persistentes. Porque no importa cuántas veces nos haga caer la vida, el destino, el infortunio o la siempre implacable naturaleza con sus desastres: la rendición nunca tendrá cabida en nuestra mente. La humanidad siempre resiste y persiste.

Valeria Sabater

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Viaje a Japón. A La Caza de los Colores

Probablemente voy a ser yo,y antes de que esto suceda….

Cada año, en octubre, Japón inicia una revolución. Como una oleada de acuarelas, el otoño comienza a cubrir el paisaje de norte a sur, tiñendo las hojas desde el amarillo solar hasta el rojo incandescente, pasando por naranjas que recuerdan a las ascuas crepitantes de una hoguera.

Momiji

El otoño en Japón es una explosión de brillo© Getty Images

A este proceso se le denomina kōyō y tiene lugar hasta mediados de diciembre

Sin embargo, y aunque kōyō es su nombre, el término por el que se ha hecho famoso a nivel planetario es momiji. Para los japoneses, ambos términos significan lo mismo, incluso se escriben con los mismos kanjis, 紅葉.

Pero si momiji se ha hecho tan conocido es porque hace referencia a la gran estrella del otoño en el país: el arce japonés. Sus pequeñas hojas de cinco puntas son las que ofrecen el mayor cambio en el espectro, desde el verde hasta el rojo, pasando por múltiples matices de naranjas y amarillos.

Aunque el otoño es espectacular en todo el planeta y cada lugar ofrece paisajes de ensueño, una cosa sí es cierta: el otoño japonés es de los más especiales del mundo. Sus colores no ofrecen, apenas, tonos ocres o apagados, salvo los presentes en los últimos estadios de la transformación. El otoño en Japón es una explosión de brillo.

Momiji

El arce japonés: protagonista absoluto del momiji© Getty Images

EL MOMIJI-GARI, A LA CAZA DE LOS COLORES

Al hecho de salir a cazar el otoño se le llama momiji-gari. Proviene del término gari, caza, aunque se utiliza para toda actividad relacionada con salir al bosque a disfrutar del entorno natural. Y eso es, precisamente, lo que significa el momoji-gari: salir a disfrutar de los colores del otoño.

Los japoneses son avezados cazadores del otoño con varios siglos de tradición. Esta se remonta, al menos, al siglo VIII, cuando aparece ya mencionado en la obra poética Manyoshu, perteneciente al período Nara (entre el 710 y el 794).

«Akiyama no, momiji o shigemi, madoinuru, imo o motormen, yamamichi shirazumo»

«En la montaña de otoño,

como está tan frondoso el momiji,

has desaparecido.

¡Amor mío, voy a buscarte,

pero no conozco la senda!»

Este poema lo escribió Kakinomoto no Hitomaro, uno de los considerados 36 Poetas Inmortales de la poesía medieval japonesa.

Kioto

Kioto, uno de los lugares más bellos donde capturar el otoño japonés© Getty Images

 La lista con los espacios donde el otoño luce de forma más espectacular.

Hokkaido: Monte Daisetsu-zan (Monte Kuro-dake). De mediados a finales de septiembre.

Kioto: Arashiyama. De mediados de noviembre a comienzos de diciembre.

Nagano: Lago Kumobaike. De mediados de octubre a comienzos de noviembre

Nara: Parque de Nara. De comienzos de noviembre a comienzos de diciembre.

Artículo Traveler

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario