«A Veces»

«A veces no necesitamos que alguien nos arregle, a veces, solo necesitamos que alguien nos quiera, mientras nos arreglamos nosotros mismos». — Julio Cortázar

Madrid. foto tomada en el Museo  thyssen bornemisza
Si a veces hablo de ti

«Hay que dejar ir lo que te duele aunque te duela dejarlo ir». Vivir de nostalgias puntuales enriquece e inspira, pero sobrevivir de forma perpetua del recuerdo y lo que dejaste ir, erosiona como esas rocas embestidas una y otra vez por el dolor del oleaje. Valeria Sabater

Tengo una soledad tan concurrida
Tan llena de nostalgias y de rostros de vos
De adioses hace tiempo y besos bienvenidos
De primeras de cambio y de último vagón

Tengo una soledad tan concurrida
Que puedo organizarla como una procesión

Por colores, tamaños y promesas
Por época, por tacto y por sabor

Sin un temblor de más
Me abrazo a tus ausencias
Que asisten y me asisten
Con mi rostro de vos

Estoy lleno de sombras
De noches y deseos
De risas y de alguna maldición

Mis huéspedes concurren
Concurren como sueños
Con sus rencores nuevos
Su falta de candor
Yo les pongo una escoba tras la puerta
Porque quiero estar solo
Con mi rostro de vos.

Pero el rostro de vos
Mira a otra parte
Con sus ojos de amor que ya no aman
Como víveres que buscan su hambre
Miran y miran y apagan mi jornada

Las paredes se van
Queda la noche
Las nostalgias se van
No queda nada

Ya mi rostro de vos
Cierra los ojos
Y es una soledad
Tan desolada

Mario Benedetti. Rostro de vos

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s