De Camino A Casa

“Mi deseo es vivir una vida en la que las emociones lleguen despacio, como las nubes en un día tranquilo. Ves cómo la nube se acerca, reparas en su belleza, la contemplas mientras pasa y la dejas ir. No te obsesionas con lo que has visto, no lamentas su desaparición. Te conformas con entender que nunca aparecerá una nube idéntica a esa, por muy hermosa, por única que sea. Y no lloras por haberla perdido”. “Delatora”, Joyce Carol Oates

EN TU CAMINO A CASA Llámame de camino a casa No importa el tiempo O cuando te sientas mal Solo quiero decir hola Cuéntame sobre un buen día O incluso solo para llorar Llámame de camino a casa Cuando es medianoche Y tu mente es un desastre, quiero huir cariño Se siente como el infierno porque nadie realmente entiende No, no estas solo Iré a cualquier lugar donde sople el viento Te acompañaré de regreso hasta que digas que las puertas se cerraron Llámame de camino a casa Si algo en la fiesta Te hizo pensar en mi Si no respiras con dificultad De tus ansiedades No importa si estás perdido Si estas sobrio Sí, siempre me agarraste del hombro Llámame de camino a casa Cuando es medianoche Y tu mente es un desastre, quiero huir cariño Se siente como el infierno porque nadie realmente entiende No, no estas solo Iré a cualquier lugar donde sople el viento Te acompañaré de regreso hasta que digas que las puertas se cerraron Llámame de camino a casa Hay una canción triste en la radio En un semáforo en rojo y no sabes si se siente bien Coge el teléfono y llámame de camino a casa Si no lo sabe, lo sabrá ahora Me pregunto si estás sano y salvo Si me necesitas estaré cerca Solo llámame de camino a casa Cuando es medianoche Y tu mente es un desastre, quiero huir cariño Se siente como el infierno porque nadie realmente entiende No, no estas solo Iré a cualquier lugar donde sople el viento Te acompañaré de regreso hasta que digas que las puertas se cerraron Llámame de camino a casa

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es PA001170+(web)+Chase+ll+oil+on+canvas+40x30+inches.tif
Chase II

La soledad, tanto si se disfruta como si se sufre, es un ente bello en muchas de sus formas; es bella cuando se vive, es bella cuando se siente, es bella si se reflexiona, es bella si se observa y, por supuesto, es bella si se plasma en un lienzo. Como si de un Hopper reinventado y adaptado a la actualidad se tratara, el pintor británico Nigel Van Wieck plasma en su cuadros figurativos a personas iluminadas por su ordenador portátil o sumergidas en sus pensamientos en el vagón de un metro; todo una serie de piezas inspiradas en la icónica figura del pintor neoyorkino. Nigel nació en Bexley, Reino Unido, en 1947 y estudió en Europa donde se empapó de la obra de los grandes maestros, sus estilos y su estética hasta que se decantó por su estilo al óleo en el que la soledad no es un personaje más, sino que es el principal.

Mi imagen de ‘Q Train’ se volvió viral, fue ese ‘rayo en una botella’. Originalmente, la imagen de la niña en ‘Q Train’ estaba en un entorno diferente, no en un tren. Era un pastel de dos chicas sentadas en un bar con un hombre de traje blanco. Era una imagen que nunca me satisfizo, la única figura que me gustó en la foto era la niña con la cabeza en la mano, así que borré todo en la foto menos ella. La hoja de papel estuvo clavada en mi pared durante tres meses con la figura de la niña flotando en el aire. Entonces, un día entré al estudio y pensé que si ella estaba sentada en un vagón del metro podría funcionar, al final del día había terminado ‘Q Train’.

Ven Mañana
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s