En Tí Estás Todo, Mar

Aguadulce

“Todo el mundo dice que el amor duele, pero eso no es verdad. La soledad duele. El rechazo duele. Perder a alguien duele. La envidia duele. Todo el mundo confunde estas cosas con el amor, pero en realidad el amor es la única cosa en este mundo que cubre todo el dolor y hace sentir a alguien maravilloso otra vez. El amor es la única cosa en este mundo que no duele.” Liam Neeson 

Danzón nº 2 Gustavo Dudamel

Danzón No. 2 es una composición orquestal del compositor mejicano Arturo Márquez . Junto con Carlos Chavez ‘s Sinfonía India y Silvestre Revueltas ‘ Sensemaya , Danzón Nº 2 es uno de los más populares y más frecuentemente realizados orquestales mejicanos contemporáneos de música clásica. Ganó gran popularidad en todo el mundo cuando la Orquesta Juvenil Simón Bolívar de Venezuela bajo la dirección de Gustavo Dudamel lo incluyó en su programa para su Europea de 2007 y gira americana.

Escrita para orquesta completa, la pieza presenta solos para clarinete, oboe, piano, violín, corno francés, trompeta, flauta y flautín. La pieza también ha ganado un lugar importante en la literatura moderna de bandas de concierto a través del arreglo de Oliver Nickel.

Danzón No. 2 fue un encargo de la Universidad Nacional Autónoma de Mexico y fue estrenado en 1994 en por la Orquesta Filarmónica de la UNAM bajo la dirección de Francisco Savín . El interés rítmico en la pieza se mantiene mediante el uso de diferentes acentos y tempo . Este elemento básico de la literatura musical mexicana contemporánea expresa y reflexiona sobre el estilo de baile denominado danzón, que tiene sus orígenes en Cuba pero es una parte muy importante del folclore del estado mexicano de Veracruz . La música se inspiró en una visita a un salón de baile en Veracruz.

SOLEDAD

En tí estás todo, mar, y sin embargo,
¡qué sinti estás, qué solo,
qué lejos, siempre, de ti mismo!
Abierto en mil heridas, cada instante,
cual mi frente,
tus olas van, como mis pensamientos,
y vienen, van y vienen,
besándose, apartándose,
con un eterno conocerse,
mar, y desconocerse.
Eres tú, y no lo sabes,
tu corazón te late y no lo sientes…
¡Qué plenitud de soledad, mar solo!.

Juan Ramón Jimenez (de Diario de un poeta recién casado)

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s