Viaje a Japón. A La Caza de los Colores

Probablemente voy a ser yo,y antes de que esto suceda….

Cada año, en octubre, Japón inicia una revolución. Como una oleada de acuarelas, el otoño comienza a cubrir el paisaje de norte a sur, tiñendo las hojas desde el amarillo solar hasta el rojo incandescente, pasando por naranjas que recuerdan a las ascuas crepitantes de una hoguera.

Momiji

El otoño en Japón es una explosión de brillo© Getty Images

A este proceso se le denomina kōyō y tiene lugar hasta mediados de diciembre

Sin embargo, y aunque kōyō es su nombre, el término por el que se ha hecho famoso a nivel planetario es momiji. Para los japoneses, ambos términos significan lo mismo, incluso se escriben con los mismos kanjis, 紅葉.

Pero si momiji se ha hecho tan conocido es porque hace referencia a la gran estrella del otoño en el país: el arce japonés. Sus pequeñas hojas de cinco puntas son las que ofrecen el mayor cambio en el espectro, desde el verde hasta el rojo, pasando por múltiples matices de naranjas y amarillos.

Aunque el otoño es espectacular en todo el planeta y cada lugar ofrece paisajes de ensueño, una cosa sí es cierta: el otoño japonés es de los más especiales del mundo. Sus colores no ofrecen, apenas, tonos ocres o apagados, salvo los presentes en los últimos estadios de la transformación. El otoño en Japón es una explosión de brillo.

Momiji

El arce japonés: protagonista absoluto del momiji© Getty Images

EL MOMIJI-GARI, A LA CAZA DE LOS COLORES

Al hecho de salir a cazar el otoño se le llama momiji-gari. Proviene del término gari, caza, aunque se utiliza para toda actividad relacionada con salir al bosque a disfrutar del entorno natural. Y eso es, precisamente, lo que significa el momoji-gari: salir a disfrutar de los colores del otoño.

Los japoneses son avezados cazadores del otoño con varios siglos de tradición. Esta se remonta, al menos, al siglo VIII, cuando aparece ya mencionado en la obra poética Manyoshu, perteneciente al período Nara (entre el 710 y el 794).

«Akiyama no, momiji o shigemi, madoinuru, imo o motormen, yamamichi shirazumo»

«En la montaña de otoño,

como está tan frondoso el momiji,

has desaparecido.

¡Amor mío, voy a buscarte,

pero no conozco la senda!»

Este poema lo escribió Kakinomoto no Hitomaro, uno de los considerados 36 Poetas Inmortales de la poesía medieval japonesa.

Kioto

Kioto, uno de los lugares más bellos donde capturar el otoño japonés© Getty Images

 La lista con los espacios donde el otoño luce de forma más espectacular.

Hokkaido: Monte Daisetsu-zan (Monte Kuro-dake). De mediados a finales de septiembre.

Kioto: Arashiyama. De mediados de noviembre a comienzos de diciembre.

Nagano: Lago Kumobaike. De mediados de octubre a comienzos de noviembre

Nara: Parque de Nara. De comienzos de noviembre a comienzos de diciembre.

Artículo Traveler

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s