Emociones

avogado_miradas.jpg17

Del artista japonés que trabaja bajo el pseudónimo de avogado6 poco se sabe. Se conoce que le gusta la química y tiene en su avatar el retrato del famoso científico italiano Avogadro, pero en las obras de este misterioso ilustrador se retratan los sentimientos humanos

María Teresa Vallejo Laso ha escrito un artículo sobre el poder de la música sobre las emociones , del que he extraido unos párrafos que me han parecido muy interesantes:

La música está presente en todas las culturas y desde edades tempranas, todas las personas tenemos las capacidades básicas para su procesamiento, el cual está organizado en módulos diferenciados que implican distintas regiones cerebrales.

Cuando hablamos del cerebro a nivel general, aludimos a un conjunto de estructuras nerviosas con múltiples funciones comunes a todas las personas. Sin embargo, a nivel individual, existe un cerebro irrepetible, diferente y distinto en cada uno de nosotros, que recoge en su estructura y funcionalidad toda la historia personal, biográfica, genética, biológica, cultural y social, que lo ha moldeado y desarrollado diferenciándolo del resto. Cuando escuchamos, cantamos o interpretamos alguna obra musical, tocamos o improvisamos un instrumento, componemos, escuchamos, pensamos y actuamos sobre sonidos, nuestra red de neuronas se amplía con una serie de conexiones únicas, distintas a todas las demás, que podrían definirse como las huellas dactilares a las que ha dado lugar nuestra actividad musical y que dan lugar a la actividad de todo el cerebro. El procesamiento neurocognitivo de la música supone una interacción de múltiples funciones neuropsicológicas y emocionales, que tienen que actuar de forma paralela. Por lo tanto, la música es considerada como uno de los elementos con mayor capacidad para la integración neurofuncional y neuropsicológica. Tiene una compleja actividad cerebral que contribuye a desarrollar la percepción sonora, estados de ánimo, conductas cognitivas, perceptivo–motrices y un largo etc. La actividad se sintetiza en una función tanto receptiva como ejecutiva del cerebro, que permite modificar conductas.

En los orígenes del hombre, no existía el lenguaje como lo entendemos ahora, tan sólo existía la música. El hombre en la prehistoria, parece que expresaba sus pensamientos y sentimientos basándose en sonidos y silencios. La profundidad del tono, estaba relacionado con su fuerza y su poder, la intensidad del timbre podía expresar amor y sabiduría.
El ser humano expresaba la sinceridad, la falsedad, la atracción o el placer por medio de la variedad de sus expresiones musicales o sonoras.
Esta unión de sonidos, dio lugar a las palabras, y estas a su vez comunicaban diferentes significados a partir de sus diversos modos de expresión.
De esta manera, y de forma gradual, el hombre transformó la música en un lenguaje. Se crearon canciones para transmitir mensajes, contar historias, recrear sentimientos, coordinándose simultáneamente cognición, emoción, comunicación y desencadenando procesos biológicos de indudable transformación que alcanzan niveles tales como la estimulación de recuerdos, los estados de ánimo, la integración grupal, el bienestar físico, mental y emocional despertando en nosotros sentimientos o recuerdos de manera inmediata tal y como avala la neurociencia.
Es tan grande la influencia de la música sobre los seres vivos que parece demostrado que escuchar melodías agradables no solo modifica nuestro estado de ánimo, sino que puede tener una influencia muy positiva en el desarrollo cognitivo humano, en el estímulo de nuestra inteligencia e incluso en la salud, reduciendo el estrés, el insomnio, la depresión, calmando el dolor y mejorando la inmunidad.
Por su efecto sobre las emociones, la experiencia musical provoca la participación de numerosas estructuras cerebrales relacionadas con la motivación y la emoción. Otros procesos cognitivos, como la atención, el aprendizaje y el pensamiento, también tienen su participación en ello.
…….
Pero lo cierto es que en la conducta musical se utiliza TODO el cerebro.

BENEFICIOS QUE PRODUCE LA MÚSICA
Escuchar música desarrolla la sensibilidad, la creatividad y la capacidad de abstracción o análisis, nos incita a descubrir nuestro propio mundo interior, la comunicación con “el otro” o “los otros” y la captación y apreciación del mundo que nos rodea.

La música, por tanto, es una forma de sentir y existir, es expresar ya sea consciente o inconscientemente, la manera de ser y sentir de cada uno de nosotros; expresa la vida y es un medio para salir de sí mismo.

INSOMNIO:
Chopin – Nocturno en si mayor Op 9 Nº 3
Chopin – Nocturno en fa sostenido mayor Op 15 Nº 2
Chopin Nocturne Op.9 No.2
Preludio para la siesta de un Fauno de Debussy
Canon en Re de Pachelbel

HIPERTENSIÓN:
Las cuatro estaciones de Vivaldi
Serenata nº13 en Sol Mayor de Mozart
Música acuática de Haendel
Concierto para violín de Beethoven
Sinfonía nº8 de Dvorak

ANSIEDAD:
Concierto de Aranjuez de Rodrigo
Las cuatro estaciones de Vivaldi
La sinfonía Linz, k425 de Mozart

DOLOR DE CABEZA:
Sueño de Amor de Liszt
Serenata de Schubert
Himno al Sol de Rimsky-Korsakov

ENERGÉTICAS:

La suite Karalia de Sibelius
Serenata de Cuerdas (op. 48) de Tschaikowsky
Obertura de Guillermo Tell de Rossini

PARA LA SANACIÓN Y ARMONÍA DE TU HOGAR:
Todo lo de Wolfang Amadeus Mozart

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s