Refugio

 
No lejos de mi casa viene a echarse
Como un animal tibio y corpulento
El cansado silencio en retirada
Y llena todo en torno con su grave aliento
 
Yo me acerco despacio
No vaya a levantarse por mi culpa
Cuido de no espantarlo
Le dejo resollar a gusto
 
Sé cuánto necesita ese respeto
Como todo el que busca en un lugar refugio
Y puede estar seguro de que nunca
He de dejarle solo mucho tiempo
De que siempre hasta el fin estaré de su lado
Y de que nunca nunca nunca
Podrìa yo pensar en delatarlo.
                                                    
Tomás Segovia
 
Desde mi refugio; Una vez más agradecida y admirada por la poesía de Tomás Segovia, que pasa siempre rozándome y erizándome la piel.
 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s