RAMÓN Y CAJAL, FOTÓGRAFO

 
 
  La otra pasión del Nobel español
 
En 1906 recibió el Nobel de Medicina por sus hallazgos sobre las células nerviosas, pero tanto como la ciencia le apasionó la fotografía, de la que fue pionero. Sin embargo, sus fotos, sorprendentes por su modernidad y su técnica, quedaron en el olvido.
Los autorretratos son una constante en su obra. Éstos, de 1884, los realizó exponiendo un cuarto de placa cada vez.  
 
 
Leido en el Semanal del periódico " La Verdad"
 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s