Para empezar el día

 
 
Continua aprendiendo.
 
Ríe siempre, mucho y alto. Ríe hasta desternillarte. ¡Incluso de ti!
 
Cuando lleguen las lágrimas: aguanta, sufre y… sigue adelante.
 
Apaga el gris de tu vida .Y enciende los colores que llevas dentro. Abre tus sentidos para no perderte nada de lo bello y hermoso que te rodea.
 
Contagia de alegría a tu entorno, e inténtalo más allá de las fronteras personales en que te has ido recluyendo con el tiempo. Pero recuerda: la única persona que te acompaña toda la vida eres tú mismo.
 
Tu hogar es tu refugio, pero no acabes encerrándote en él.
 
Di a los que amas que realmente los amas y en todas las oportunidades.
 
Y recuerda siempre que la vida no se mide por el número de veces que respiraste, sino por los momentos que te palpitó fuerte el corazón:
De tanto reir…
De sorpresa…
De éxtasis…
De felicidad…
Y sobre todo… de querer sin medida.
 
 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s