Curiosidades

Hay muchas cosas que nos llamaron la atención de los japoneses (y japonesas; Jo, esto es un vicio). Primero todas las mujeres andan con los pies hacia dentro, es decir zambas, algunas de forma exagerada,  con tacones, era raro verlas con zapato plano; A propósito nos íbamos fijando por si encontrábamos alguna excepción y  nada.

En el metro muchos se quedan  dormidos, siempre doblando el cuello hacia adelante, cerraban los ojos y poco a poco la cabeza se iba cayendo hasta que la barbilla descansaba sobre el pecho, no hay excepciones ninguno con la cabeza hacia atrás, como máximo se apoyaban un poco en el lado, los que estaban en las esquinas pero muy pocos. Nosotras intentábamos hacer la prueba y la verdad es que es incomodísimo, y el dolor de cuello, para que decir.

Cuando hacíamos alguna consulta, en las oficinas de turismo o para comprar  billetes de autobuses, o para lo que fuera, tenía que ser de una en una, es decir contestaban a lo primero y hasta que no acababan la respuesta no pasaban a la siguiente, Es difícil explicarlo por escrito, ejemplo; Para ir a tal sitio tiene que coger el autobús y cambiar en esta parada y luego bajar en tal otro, pero si tu preguntabas, bueno y si quiero ver primero antes de llegar lo que sea,  ni caso, la respuesta era la misma volvían a empezar,  para ir a su destino tienen que cambiar en esta parada y luego bajar en tal otro. 

Entré en unos grandes almacenes, creo que se llamaban Takashiyama en Kyoto y compré varios abanicos, efectivamente, pues es verdad que me trataron como si fuera  alguien especial, me hicieron sentar en una mesita a parte mientras me cobraban, todo eran explicaciones, cuando envolvieron los paquetes me explicaban  que a cada uno le habían puesto una cinta de color diferente para que luego no me confundiera, y dentro de la bolsa donde metieron las compras introdujeron bolsas pequeñitas individuales para cada uno de los regalos.

La mayoría de los hombres utilizan abanicos y muchas  mujeres por la calle paraguas o sombrillas para resguardarse del sol, también se veía muy a menudo, como usaban unas toallas pequeñas con las que iban empapando el sudor de cara y cuello.

Los fines de semana la gente joven se reúne vestidos con el Yukata tradicional (kimono de verano); Era curioso verlos en el metro o por la calle en grupos, sobre todo las chicas.

Ah! y otra cosa  que se me olvidaba, todo el mundo con su móvil (esto en estos tiempos ya no es original) pero colgando de los móviles,  desde ejecutivos hasta colegialas, con uno o varios colgantes pequeñitos, como amuletos, que no se si tienen nombre, pero todos los comercios fueran de lo que fueran tenían para comprar. 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s